Urgencias en torno a Gaza: Israel presiona para acelerar la invasión y el mundo para instaurar un alto el fuego humanitario

Urgencias en torno a Gaza: Israel presiona para acelerar la invasión y el mundo para instaurar un alto el fuego humanitario

España se ofrece para liderar unas negociaciones de paz en las que ya aparecen activamente Egipto y Catar

Miguel Fernández Molina

La guerra avanza, sin solución, mientras el mundo lucha por darle una oportunidad a la paz entre urgencias militares, diplomáticas y humanitarias. Tras la apertura del paso de Rafah y la llegada de los primeros camiones de ayuda humanitaria a Gaza, Israel ha vuelto a desoír las peticiones de alto el fuego castigando la Franja con una nueva serie de bombardeos masivos y decenas de muertes.

En el frente militar, Israel ha redoblado la presión aérea sobre un territorio que no deja de sufrir ataques. Desde que Netanyahu dio orden de responder a los atentados de Hamáslas bombas israelíes han matado a más de 4.000 personas en Gaza, cerca de medio millar en el último día, y han atacado más de 300 posiciones del grupo islamista. En el otro bando, el saldo de víctimas ronda los 1.500 desde el pasado 7 de octubre.

La tensión en el bando israelí es evidente e incluso voces del Ejército presionan ya al primer ministro, Benjamin Netanyahu, para dar luz verde a una invasión terrestre de Gaza que lleva ‘a punto’ desde hace semanas. Esta sería una nueva etapa en el plan de tres fases anunciado por Tel Aviv en su ofensiva contra Hamás y para instaurar “un nuevo régimen de seguridad” en Gaza.

Mientras, los bombardeos se suceden con las disputas diplomáticas. Reabierto Rafah, con un suministro muy escaso pero ya operativo de ayuda humanitaria, el gran debate es conseguir un alto el fuego para el abastecimiento de la población. La UE, reunida este lunes, ha avanzado en esa intención, mientras tanto Israel como EEUU desconfían de un armisticio temporal que creen podría fortalecer a Hamás.

Al margen de esas discusiones, el grupo islamista que controla Gaza ha liberado a última hora a dos rehenes, esta vez dos mujeres israelíes que se suman a las dos estadounidenses puestas en libertad el viernes. El mensaje ha sido idéntico, alegando “razones humanitarias” y entre reproches al comportamiento del gobierno hebreo. El portavoz del brazo armado de Hamás sí ha agradecido la mediación a Egipto y Catar, dos estados que continúan posicionándose como árbitros de la contienda.

España da un paso adelante

En ese frente ‘mediador’ España también aspira a jugar un papel clave, aunque en su caso a posteriori. Si el pasado jueves Pedro Sánchez ofrecía el Foro de la Unión por el Mediterráneo de noviembre en Barcelona como escenario para las negociaciones, este lunes el ministro José Manuel Albares ha ido un paso más allá. El titular de Exteriores ha expuesto a sus colegas europeos la disponibilidad española para acoger una conferencia de paz que incluya a Israel y Palestina, así como a la comunidad internacional.

La cita, no obstante, ahora mismo no pasa de un ofrecimiento con una condición sine qua non para su celebración, “cuando llegue el momento del final de la violencia”. Hasta entonces, la conferencia no podrá celebrarse, ha expuesto Albares a los medios tras la cumbre de la UE, destacando la importancia “vital”, que tendrá el encuentro de Barcelona.

Queda un mes de cara a ese encuentro del 27 de noviembre, pero las dudas asaltan a todas las partes. Si Albares ha reconocido que “nadie” sabe cómo estará la situación de guerra, el propio Netanyahu ha pedido a su pueblo prepararse para una guerra “larga” y que dejará momentos difíciles.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 + 16 =