Un virus mortal, llamado alcoholismo

Un virus mortal, llamado alcoholismo

 

 

Por Ernesto Salayandía García

 

Está comprobado científicamente que el alcoholismo es una enfermedad genética,  que se transmite de una generación a otra, también, está confirmado qué es la enfermedad que causa el mayor número de muertes en el mundo y es la causante de muertes por cirrosis hepática,  paros cardíacos,  respiratorios y daños al cerebro,  esta enfermedad es incurable,  progresiva,  mortal,  es una enfermedad cruel,  que no distingue,  ni edad,  ni sexo,  tampoco,  posición económica,  mucho menos,  religión o creencias políticas,  todo el mundo está atrapado en el alcoholismo,  esta es la causa,  de la desintegración familiar,  es la gasolina qué activa el motor de los divorcios, es lo que impulsa a los jóvenes a usar otro tipo de sustancias,  el alcohol,  es una droga,  muchos alcohólicos,  creen todo lo contrario pero,  todo lo que entra tu cuerpo y altera tu Sistema Central Nervioso,  se llama droga,  la enfermedad,  es una enfermedad emocional,  el individuo se torna muy frágil,  ante el manejo de sus emociones,  en muchos casos,  cae en la neurosis explosiva,  es violento,  hiriente,  agresivo,  ofensivo,  hostigador y se le da con una gran facilidad humillar a sus seres cercanos,  también,  como característica,  es una enfermedad física,  porque el adicto al alcohol y a las drogas establece una necesidad muy fuerte ante cualquier tipo de sustancia tóxica,  requiere de su dosis diaria,  para llenar el vacío espiritual que lo caracteriza,  también es una enfermedad mental,  porque el adicto sufre de trastornos y de pensamientos tóxicos,  lo invaden,  por ejemplo,  sus pensamientos patológicos,  obsesivos qué pueden  ser celos psicóticos,  falso orgullo,  sed de venganza o sueños de pompa y poderío,  no tiene paz mental,  entré en crisis emocional,   se torna deprimido, entra  a un abismo profundo y negro,  con un vacío espiritual enorme el alcohólico y el drogadicto,  están propensos a vivir en depresión, por ende, tienden  a fracasar en todos los sentidos,  sin saber por qué,  sin tener la información de cómo salir adelante del problema,  que ellos mismos se han generado,  por su manera de consumir,  por este estilo de vida,  con el tiempo,  adquieren conductas tóxicas,  echan a perder su vida y en consecuencia le hacen un gran daño a las personas que viven a su alrededor.

 

Ganador del Oscar

El alcohólico y el drogadicto estamos llenos de características propias,  muy similares el uno y el otro,  somos actores de primera línea,  capaces de hacerte llorar,  tenemos la gran habilidad,  de provocar culpa,  una gran culpa en tu interior aunque no la tengas,  por supuesto se nos  da con facilidad,  decirte mentiras y que tú creas profundamente en  lo que escuchas,  das por hecho,  qué son verdades,  somos manipuladores,  siempre se nos  da por salirse con la nuestra, manejamos el arte de  chantajear con una gran habilidad somos,  los alcohólicos y los adictos somos, de una inteligencia diferente,  no superior,  tenemos grandes dotes somos grandes actores, actrices, candidatos a ganar el Oscar de la Academia,  por ello,  un matrimonio tóxico,  con un enfermo emociona,  alcohólico  y adicto,  puede durar años en crisis,  por esa gran habilidad que se da y que si mayor problema,  maneja la situación a  su antojo,  por las buenas el adicto es un panqué,  es un pan de Dios,  es miel,  pero por las malas,  es el huracán rugiente,  es ese ser despreciable que después de golpear y golpear,  soba luego,  pide perdón y jura que no lo vuelve hacer,  así pasan los años,  en una relación tóxica,  que se torna insoportable y en ese camino,  el daño ya está hecho,  tú le das a tus hijos una pésima escuela,  les enseñas,  lo que es la sumisión, la mediocridad, al  permitir que te pisoteen,  te denigren y te falten al respeto,  eso es codependencia pura. La negación total al quedarte ahí, supuestamente por tus hijos.-

 

Una época sumamente difícil.

La Asociación Nacional  de fabricantes de cerveza,  no revela,  por ningún motivo,  el exagerado número de millones de litros que se consumen en los estados del norte del país y más ahora,  con el intenso calor,  el alcoholismo y la drogadicción se ha incrementado de una manera impresionante,  se suman ahora,  a estas estadísticas,  mujeres de todas las edades y cada vez más menores de edad de los 8 años en adelante,  las consecuencias del alcoholismo y de las drogas,  lesionan directamente a la familia,  un alcohólico,  un drogadicto genera una tormenta de emociones en su casa,  los pleitos constantes,  gritos,  insultos y una serie de incongruencias,  que secuestran la armonía y la paz de los hogares,  hay violencia doméstica,  violación de los derechos humanos,  violación de los derechos constitucionales y se pisotea,  con mucha fuerza,  la dignidad e integridad de las personas que no consumen los hogares disfuncionales,  los hay, en todos los niveles socioeconómicos,  aunque todo el mundo sabe el daño que causa el uso y el consumo de sustancias tóxicas,  nadie hace absolutamente nada,  por el contrario parece mentira,  ahora estos niños jóvenes,  consumen licor y drogas en cantidades industriales,  no tienen límite y tienden a quedar propiamente como retrasados mentales anestesiados,  noqueados,  bloqueados,  sin el más mínimo sano juicio,  el alcohólico y drogadicto son una bomba de tiempo,  aferrados  no parar, a no querer cambiar,  la resistencia al cambio,   provoca un  enorme escudo,  que es la negación,  al no aceptar qué se tiene un serio y delicado problema por el consumo de sustancias,  con el tiempo,  por desgracia,  son los fondos los que hacen reaccionar,  en muchos casos al enfermo de alcoholismo,  son esos fondos,  económicos, materiales,  morales,  familiares los que orillan al enfermo a asumir su responsabilidad,  a ofrecer un verdadero cambio,  no es fácil dejar de consumir,  pero no imposible,  no es fácil ejercer un gran cambio,  lo complicado es aceptar que se tiene la enfermedad en todo su apogeo y que las consecuencias están a flor de piel

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *