Tyre Nichols y la teoría racial crítica

Tyre Nichols y la teoría racial crítica

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

Tyre Nichols fue prácticamente asesinado por un grupo de policías que abusaron del poder que les brinda el Estado e ignoraron los sentimientos básicos de humanismo.  A Nichols lo dejaron moribundo después de una golpiza brutal y nunca le dieron oportunidad de sobrevivencia.

Ni el personal de primeros auxilios le dio el servicio apropiado.  El video que publicó el departamento de policías de Memphis muestra claramente el abuso físico de los policías y el desdén con que operaron los primeros auxilios.

Lo más inquietante del caso Nichols es que los policías que lo abusaron pertenecen a su mismo grupo étnico.  ¿Por qué los policías obraron de una forma inhumana con una persona de la misma etnicidad?  Uno pensaría que, al ser las dos partes de la misma etnia, los policías serían más solidarios o más comprensibles.

Una de las formas más coherentes para entender estos episodios complejos, como lo que aconteció en el caso Nichols, es a través de la teoría racial crítica, misma que analiza las relaciones entre las diversas etnias y nacionalidades de una sociedad tan convulsionada como la nuestra.

A menudo, este tipo de teorías sociales dividen a la población entre el grupo dominante (blancos) y los grupos subordinados (afroamericanos, latinos, asiáticos, mujeres, LGBTI, etc.).  La relación y la interacción es estudiada desde una perspectiva individual, como también institucional y estructural.

Desde un punto individualista, el trato (discriminación o prejuicio) de una persona “blanca” hacia un afroamericano puede ser producto de una decisión enteramente personal.  Es decir, una persona blanca puede discriminar a un afroamericano por el tipo de creencias que aprendió en su hogar.

Mientras que un problema institucional es un acto producido por un entorno jurídico-social que favorece al grupo dominante.  En este sentido, una persona puede no tener prejuicios o puede no comportarse discriminatoriamente, pero las instituciones en donde opera pueden incidir en su comportamiento.  Es decir, el sistema induce a la persona a abusar.

El caso de Nichols puede explicado a través de un enfoque estructural.  Los policías afroamericanos que abusaron de Nichols están afectados negativamente por estructuras sociales (costumbres, hábitos y otro tipo de comportamientos) que promueven abuso e indiferencia.

Un policía, por ejemplo, que puede ser indistintamente blanco o afroamericano, discrimina o abusa a una persona afroamericana y no se da cuenta de ese comportamiento negativo.  El abuso estructural es irracional.

Lamentablemente esta forma de análisis de los problemas de la sociedad está siendo eliminada en las universidades.  Sin estos instrumentos teóricos difícilmente podemos entender problemas tan complejos, como el abuso de Nichols.  Es importante mantener este tipo de análisis en las instituciones educativas.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

16 − two =