Senadores republicanos sobre negociaciones bipartidistas de inmigración/GOP Senators on Bipartisan Immigration Negotiations

Senadores republicanos sobre negociaciones bipartidistas de inmigración/GOP Senators on Bipartisan Immigration Negotiations

Senadores republicanos sobre negociaciones bipartidistas de inmigración:

“Oportunidad de bola de nieve en el infierno”

 

Washington, DC.– Un artículo de Roll Call sobre el estado de las conversaciones bipartidistas sobre inmigración deja en claro que los republicanos no están negociando de buena fe. No quieren un gran avance en las políticas este año, quieren un tema político para el próximo año.

Entendemos por qué los demócratas buscan el bipartidismo. Pero ninguno de nosotros debería tener la ilusión de que los republicanos quieren ayudar a los demócratas a producir un resultado. Quieren obstruir la agenda de Biden, politizar la frontera y utilizar el espejismo de las negociaciones bipartidistas para ralentizar el proceso. Aquí hay algunas citas clave de los líderes republicanos:

  • La senadora Lindsey Graham (R-SC) dijo sobre las perspectivas de promulgar una legislación que incluya un camino hacia la ciudadanía: “No creo que vayan a tener una bola de nieve en el infierno de hacer eso dada la afluencia masiva en la frontera . No habrá una reforma migratoria hasta que usted tenga el control de la frontera “.
  • El senador John Cornyn (republicano por Texas) caracterizó las negociaciones como “Se habla mucho … sin progreso”. Anteriormente, el senador Cornyn le dijo al New York Times: “Antes de que podamos hacer algo significativo en materia de inmigración, tendremos que lidiar con la crisis actual en la frontera”. Este es el clásico Cornyn: posicionarse como un falso negociador que habla un buen juego y encadena las negociaciones, pero siempre llega a “no” (es tan típico de Cornyn que lo hemos llamado el “Cornyn Con” – ver el enlace correo para los recibos).
  • El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell (R-KY), dijo la verdad la semana pasada, declarando: “El 100% de mi atención está en detener esta nueva administración”.

Greg Sargent del Washington Post recientemente mencionó el juego republicano:

Así es como funciona esta estafa: no hay ningún punto en el que los republicanos reconozcan que esta “crisis” está siendo manejada. Ya han telegrafiado que esperan recuperar el control del Congreso en 2022 en gran parte con un mensaje promocionando esta “crisis”.

… ¿Alguien se imagina que llegará un momento en que los republicanos dirán: “Está bien, Biden tiene la frontera totalmente bajo control ahora, así que empecemos a trabajar con los demócratas en la legalización de muchos inmigrantes”? Por supuesto que no.

Según Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice: Los senadores republicanos están diciendo la parte tranquila en voz alta. Fingen estar interesados ​​para poder retrasar el progreso, llegar a un no y culpar a los demócratas.

Luego, cuando los demócratas avancen por su cuenta y trabajen para incluir una legislación de reforma migratoria en el próximo paquete de empleos, los republicanos los acusarán de no ser bipartidistas. Eso es porque el Partido Republicano lo sabe: si pueden frustrar a los demócratas en materia de inmigración, los votantes demócratas que se preocupan profundamente por la legalización culparán a los demócratas por no cumplir su promesa. Deprimirá la participación demócrata y ayudará a los republicanos a lograr su objetivo general: tomar el poder y aferrarse al mismo.

Los demócratas deberían dejar atrás a los actores republicanos de mala fe y usar cada gramo de su poder y su mayoría para entregar la ciudadanía a millones. Este es el año. El fracaso no es una opción.

GOP Senators on Bipartisan Immigration Negotiations:

“Snowball’s Chance in Hell”

Washington, DC.–Roll Call article on the status of bipartisan immigration talks makes it clear that Republicans are not negotiating in good faith. They don’t want a policy breakthrough this year, they want a political issue for next year.

We understand why Democrats are pursuing bipartisanship. But none of us should be under the illusion that Republicans want to help Democrats produce a result. They want to obstruct the Biden agenda, politicize the border, and use the mirage of bipartisan negotiations to slow walk the process. Here are some key quotes from the GOP leaders:

  • Senator Lindsey Graham (R-SC)said of the prospects of delivering legislation that includes a pathway to citizenship, “I don’t think they’re going to have a snowball’s chance in hell of doing that given the massive influx at the border. There’ll be no immigration reform until you get control of the border.”
  • Senator John Cornyn (R-TX)characterized the negotiations as “A lot of talk … no progress.” Earlier, Senator Cornyn told the New York Times, “Before we can do anything meaningful on immigration, we’re going to have to deal with the current crisis at the border.” This is classic Cornyn – positioning himself as a faux deal-maker who talks a good game and strings out the negotiations but always gets to “no” (it’s so typical of Cornyn that we have dubbed it the “Cornyn Con” – see the linked post for the receipts).
  • Senate Minority Leader Mitch McConnell (R-KY) told the truth last week, declaring, “100% of my focus is on stopping this new administration.”

Greg Sargent of the Washington Post recently called out the GOP game:

Here’s how this scam works: There is no point at which Republicans will ever acknowledge that this ‘crisis’ is being managed. They have already telegraphed that they hope to win back control of Congress in 2022 largely with a message hyping this ‘crisis.’

… Does anybody imagine there will come a point when Republicans will say, ‘Okay, Biden’s totally got the border under control now, so let’s get serious about working with Democrats on legalizing a lot of immigrants’? Of course not.

According to Frank Sharry, Executive Director of America’s Voice,

Republican Senators are saying the quiet part out loud. They are pretending to be interested so they can delay progress, get to no, and blame Democrats.

Then, when Democrats move forward on their own and work to include immigration reform legislation on the next jobs package, Republicans will accuse them of not being bipartisan. That’s because the GOP knows: if they can thwart Democrats on immigration, Democratic voters who care deeply about legalization will blame Democrats for not keeping their promise. It will depress Democratic turnout and help Republicans achieve their overarching goal: seizing and hanging onto power.

Democrats should blow past bad-faith Republican actors and use every ounce of their power and their majority to deliver citizenship for millions. This is the year. Failure is not an option.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

3 + 15 =