Rosario Robles cambia de opinión

Rosario Robles cambia de opinión

Podría solicitar “criterio de oportunidad”

Enrique Pérez Quintana

La desesperación, enfermedad, el sentimiento de abandono y de haber sido traicionada llevaron a Rosario Robles Berlanga, extitular de Sedesol y Sedatu en el gobierno de Enrique Peña Nieto, a cambiar de opinión, al manifestar su decisión de colaborar con las autoridades y denunciar el presunto desvío de recursos públicos por más de 7 mil millones de pesos.
Ahora manifiesta Rosario Robles su determinación para emprender un camino similar al que tiene en libertad a Emilio Lozoya, en calidad de testigo colaborador o testigo protegido, figura a la que se apegó Emilio Zebadúa, su exoficial mayor en Sedesol y Sedatu, cuyas primeras declaraciones la señalan como “la cabeza” para realizar desvíos de recursos públicos de esas dependencias y que configuran delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero, que la dejarían en la cárcel por más de 40 años.
En los próximos días Rosario Robles podría solicitar a la Fiscalía General de la República (FGR) acogerse al “criterio de oportunidad” para convertirse en testigo colaborador, a cambio de señalar a los responsables del desvío de recursos, destinados al PRI, que ocuparon posiciones arriba de ella, lo que implica que podría involucrar a Enrique Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray.
La defensa de Rosario Robles se plantea seguir la estrategia de declararse culpable en el proceso de omisiones, ya en proceso, y solicitar ser testigo colaborador, en el cargo de crimen organizado, sobre el que aún no se le imputan cargos formales.
Si la FGR acepta la solicitud de Rosario Robles y se desiste de la acusación, ésta deberá explicar detalladamente lo relacionado con el desvío de recursos públicos, conocido como Estafa Maestra, cómo se organizó y quienes fueron sus superiores que le indicaron llevarlo a cabo, así como los beneficiarios.
El cambio de opinión de Rosario Robles y la estrategia para lograr su libertad se dieron después de las declaraciones de Emilio Zebadúa, que la responsabilizó del desvío de recursos. Con su declaración Robles podría neutralizar la declaración de su excolaborador de quien dice que es “una rata” que traicionó su confianza y pretendió hundirla en la cárcel con su testimonio.
En el camino hacia la libertad elegido por Rosario Robles habrá “datos” que acapararán la atención de los medios, será escándalo cuando se sepa o se filtre a los medios lo que diga sobre las ordenes que le dieron sus superiores para desviar los 7 mil millones de pesos de la Estafa Maestra. Su atractivo consistirá en involucrar el nombre de Enrique Peña Nieto, porque sería un triunfo para la narrativa de López Obrador en su “combate” a la corrupción, que “heredó” su gobierno.
Para López Obrador las declaraciones de Rosario Robles serán un distractor que le ayudara a seguir evadiendo referirse a los temas de salud, economía, seguridad y otros, que tienen en crisis al país.
Es posible que el juicio y las declaraciones de Rosario Robles sean “administradas” para que tengan efecto en el contexto de las elecciones federales y locales de 2021, cuando sería oportuno desacreditar a los partidos que se beneficiaron de la Estafa Maestra, en la que inicialmente se menciona al PRI, pero podrían salir otros, cuando se realizaron campañas que ahora tienen en el poder a algunos gobernadores, no afines a la 4T.
Además de la aceptación de la FGR para que Rosario Robles la llegue a la libertad, también se debe recordar que no solo está en la cárcel por la Estafa Maestra, sino que su libertad depende de que René Bejarano y Dolores Padierna sientan que su “desquite” se cumplió con su encarcelamiento. La consideran involucrada en la divulgación de los videos que exhibieron a Bejarano recibiendo dinero del empresario Carlos Ahumada, cuando era secretario particular de López Obrador en el GDF.
Se dice que la justicia es ciega y en el caso de Rosario Robles su “canto” podría no ser suficiente para que sus carceleros la dejen salir. También podría ser sorda o sin gusto por las sopranos y apreciar únicamente a barítonos como el dueto de los “Emilios”, Lozoya y Zebadúa, que cantan lo que le gusta al carcelero.
Lo que parece seguro es que el “canto” de Rosario se va a escuchar hasta España, en donde el que le dijo “no te preocupes Rosario”, podría reaccionar con alguna filtración donde se escuche el Pio, Pio, que tanto llama la atención en la 4T.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

3 × four =