Putin hacia la asfixia de la Unión Europea

Putin hacia la asfixia de la Unión Europea

Amigos:

Generalmente, las personas menos espabiladas, por su desconocimiento de los anales que la historia universal nos ha legado, ignoran que, en toda época y en cualquier guerra, el arma invisible fue, es y será la comida.

Este Vlad Tepes del siglo XXI, evidente resulta que, del todo consciente sobre ello, detectó y mucho antes de acometer contra el saldo ucraniano que, nadie habría de anteponerse o impedir sus planes

Y en homenaje a eso precisamente, está ordenando a sus artilleros que, sus proyectiles de largo alcance impacten sobre objetivos civiles, ergo, edificios de apartamentos y demás zonas residenciales, con más ahínco que, los otros, de naturaleza militar defensista, tanto en Kiev, como en el resto de otras populosas ciudades

Antepone adrede severos escollos a la viabilidad de los varios corredores humanitarios previamente acordadosapenas como una maniobra direccionada a generar entre madres con sus criaturas, que, desesperadamente tratan de huir raudamente de los bombardeos, haciendo surgir así y, por mera generación espontánea el pánico.

No sólo entre los millones de refugiados -que pese a la censura de Occidente superan los siete millones-, sino además en sus receptores vecinos.

Cuando la planimetría de un sujeto todopoderoso como este sádico se pergeña, se hace previendo casi con un margen de error inexistente, el cúmulo de secuelas que irá dejando a su paso.

Y en ese orden intelectivo, este Putin, no ha desdeñado ni un detalle, por muy mínimo que este fuese.

Porque supo desde siempre y ahora del todo le consta que, Europa -toda ella-, necesitaría del gas y el petróleo, para sobrevivir y, cuando el enemigo es tan dependiente de su némesis, y de insumos básicos y elementales, esta batalla por Europa, para los occidentales está ya perdida.

Por cuanto, además de contar con ellos en exceso, los puede exportar a su exclusiva voluntad que, no es el caso de estos EE.UU. que requieren del segundo, desesperadamente.

Y es quizás, a poco de revisar estas asimetrías que, el Lector concuerde en que, la fortaleza insuperable en cualquier contienda reside en el requerido, no en el requirente.

 

De haber contado con más diesel, es posible que Alemania hubiese vencido a los Aliados, tan cierto como que, si los aquí Confederados hubieran tenido más municiones, es muy probable que habrìan derrotado a los yankees de entonces.

Si toda la Europa del Oeste depende hoy, como en el futuro inmediato y también mediato de combustibles fósiles, ninguna planta nuclear mitigará sus necesidades con ese tipo de fictas soluciones, por el enorme riesgo o alea de accidentes, cuya ecuación de probabilidades estará en idéntica sintonía con la multiplicación de las mismas.

Y por encima de ello, se encuentra la cuestión alimentaria, con fundamento en la inexistencia de reservas trigueras y demás farináceos que, ni Francia e Italia juntas podrán generar ni aunque decuplicasen sus actuales siembras y cosechas. 

En otras palabras, Amigos, estas sanciones cotellinescas con las que, desde Bruselas y aquí en WDC, amenazan a Moscú son tan naifs como inofensivas, por cuanto los rusos acumulan menos del 15% de su PBI en deuda externa.

Y su rublo, si bien actualmente sufre una pronunciada depreciación, ello no constituye ningún peligro para su balanza comercial superavitaria, lo cual no la torna ni ahora ni después, en dependiente de la tenencia de dólares para oblar sus importaciones que, las puede suprimir, sustituyendolas vía Beijing, en un ciento por ciento, sin dificultad ninguna.

Por todo ello y más, no duden ni por un instante Estimados que, por más fakes news sobre que, este petiso se está muriendo o que, Navalni será el ungido por militares sublevados en un golpe palaciego en el Kremlin y demás tonterasque, se dirige… PUTIN HACIA LA ASFIXIA DE LA UNIÓN EUROPEA.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 − one =