Putin avanza en Dombás, pero da señales de que tiene más planes para Ucrania

Putin avanza en Dombás, pero da señales de que tiene más planes para Ucrania

Por Mark Trevelyan

(Reuters) – El presidente Vladimir Putin ha llevado la crisis ucraniana a una nueva y más peligrosa fase con un aluvión de palabras y acciones que sugieren que sus objetivos últimos van mucho más allá de extender el dominio ruso sobre dos regiones separatistas en apuros.

El lunes por la noche, Putin firmó tratados de amistad con las denominadas repúblicas populares de Donets y Lugansk, proclamadas por los separatistas apoyados por Rusia en el este de Ucrania, una medida que Occidente denunció como ilegal y que fue objeto de sanciones inmediatas, incluidas las impuestas a los bancos rusos y a un nuevo e importante gasoducto.

Pero fue el discurso televisado extraordinario que precedió a la firma el que ofreció pistas más profundas sobre el pensamiento de Putin, al retorcer siglos de historia en una diatriba de una hora en la que retrató a Ucrania como una nación artificial sin tradición de Estado.

Los observadores del Kremlin dijeron que su discurso parecía un intento de justificar una agresión más profunda contra Ucrania y una posible nueva invasión, ocho años después de que capturó y anexionó Crimea.

“Ha cuestionado el derecho a la soberanía de Ucrania y ha declarado que fue un error histórico, un accidente histórico que Ucrania exista”, dijo Gerhard Mangott, profesor de la Universidad de Innsbruck de Austria y miembro de un grupo de expertos en Rusia que se reúne anualmente con Putin.

“Así que lo más probable es que su ambición final sea destruir este Estado ucraniano, o al menos hacer que Ucrania se divida en dos mitades”, dijo, con Rusia controlando la parte oriental del país.

En importantes comentarios de seguimiento el martes, Putin dijo que estaba reconociendo la totalidad de las regiones de Donets y Luhansk del este de Ucrania, que en conjunto comprenden un área conocida como el Dombás, como formando sus “repúblicas” separatistas, aunque sólo una fracción de ese territorio está controlada por los separatistas.

Al afirmar Rusia el derecho, en virtud de sus nuevos tratados, de enviar tropas y construir bases militares, se abre el riesgo de que pueda entrar en una guerra abierta con Ucrania para ampliar los territorios separatistas.

“LUGAR EN LA HISTORIA”

Putin siempre ha negado que planee volver a invadir Ucrania, pero su enorme despliegue militar en sus fronteras desde noviembre ha provocado brutales caídas de las acciones rusas, los bonos del Estado y el rublo. Sus últimos movimientos han provocado ansiedad entre la élite rusa.

“Todos estamos confundidos. Estamos todos muy nerviosos. Nadie sabe cuál es el final del juego”, dijo un antiguo funcionario de alto rango.

El último movimiento de Putin ha acabado con cualquier esperanza de poner fin a los ocho años de guerra separatista en Ucrania que habían revivido los acuerdos de paz firmados en 2014 y 2015, un cambio ominoso de la diplomacia a la fuerza.

“Al abandonar los acuerdos de Minsk, Rusia se ha privado de una vía de posible influencia política de largo plazo sobre Ucrania y ahora buscará otra”, dijo Oleg Ignatov, analista principal para Rusia en International Crisis Group.

En su discurso, Putin parecía un hombre que, tras más de dos décadas como líder supremo de Rusia, está pensando más en su legado que en las bajas y los costos económicos que supondría una guerra a gran escala con Ucrania.

El primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó esta semana que Putin podría no estar pensando con lógica y que las sanciones podrían no disuadir a un “actor irracional”. El primer ministro holandés, Mark Rutte, lo calificó de “totalmente paranoico”.

“Hemos visto un cambio de Putin, el tipo de líder pragmático, racional y calculador, a alguien que está buscando cada vez más su lugar en la historia, que se ve a sí mismo en una misión histórica para corregir las injusticias”, dijo Neil Melvin, del centro de estudios RUSI en Londres.

Ello ha provocado un cambio en el cálculo de riesgos de Putin, en el que los costos de corto plazo de sus acciones resultan insignificantes en comparación con el panorama histórico más amplio, afirmó.

Melvin, que acaba de regresar de reuniones con funcionarios de alto rango rusos en Moscú, dijo que la crisis de Ucrania sólo estaba empezando.

“Para ser franco, no se estacionan 200.000 tropas en la frontera con Ucrania y se invoca la mayor crisis de seguridad europea de los últimos 40 años si lo único que se pretende es ampliar el control sobre dos pequeños territorios que ya se controlan”, dijo.

La siguiente etapa vendría determinada por la entrada de las fuerzas rusas en Donets y Lugansk y los posibles movimientos para expandirse a un territorio más amplio, dependiendo de cómo responda Ucrania.

“Creo que eso es lo que tenemos que buscar ahora”, dijo Melvin. “Es cómo se apretará el gatillo para esta incursión militar más amplia”.

                (Reporte adicional de Catherine Belton; Editado en español por Javier López de Lérida).

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

one − 1 =