¿Pueden los remedios caseros ayudar a prevenir los gases con mal olor?

¿Pueden los remedios caseros ayudar a prevenir los gases con mal olor?

La flatulencia es una función corporal normal y saludable. La expulsión de gases puede hacer que algunas personas se sientan incómodas, y el mal olor de los gases puede ser motivo de vergüenza. Afortunadamente, hay estrategias para ayudar a reducir o eliminar los gases malolientes no deseados.

La expulsión de gases o flatulencias se refiere a la acumulación de gases en el sistema digestivo que una persona elimina expulsando el viento a través del conducto anal. Las personas despiden gases varias veces al día, y algunas pruebas sugieren que una persona puede hacerlo de 5 a 15 veces al día, mientras que otras indican que pueden ser hasta 25 veces.

No es infrecuente que un gas huela, y las causas pueden ser desde inofensivas hasta posiblemente graves. Algunos alimentos y medicamentos pueden provocar gases malolientes, mientras que otras causas podrían indicar una enfermedad subyacente.

No siempre es fácil identificar lo que está detrás de las flatulencias malolientes. Sin embargo, poner en práctica algunas estrategias sencillas puede ayudar a prevenir o reducir las flatulencias malolientes. Además, puede ser aconsejable consultar a un médico. Puede identificar las posibles causas y ofrecer recomendaciones para ayudar a las personas a eliminar los gases malolientes.

En este artículo, exploramos varios remedios caseros, técnicas y estrategias que pueden ayudar a eliminar los gases malolientes.

Remedios caseros para los gases malolientes

Una persona puede reducir las flatulencias de fuerte olor haciendo algunos ajustes. Algunas estrategias que pueden ayudar a prevenir los gases malolientes son:

Añadir ciertos alimentos a la dieta

Las personas pueden encontrar beneficios al incluir carminativos en su dieta. Este término se refiere a hierbas o preparados que pueden prevenir o reducir la formación de gases en el tracto gastrointestinal. Algunos ejemplos de carminativos son: menta, alcaravea, cilantro, comino, hinojo, jengibre, romero, albahaca, anis, canela. El jengibre tiene una larga historia como hierba medicinal para los problemas digestivos. Ayuda a combatir el estreñimiento y la flatulencia al mejorar la contracción muscular del tracto digestivo. Esto acelera la digestión, lo que permite que los gases se muevan más rápidamente y sin problemas.

La menta es otra hierba que las personas utilizan para los problemas gastrointestinales. Una revisión de 2018 señala que el aceite de menta tiene un buen perfil de seguridad, y podría ayudar a tratar los trastornos gastrointestinales.

Otros estudios añaden que muchas hierbas y aceites esenciales contienen propiedades carminativas que pueden mostrar características eficaces contra la flatulencia.

Evitar ciertos tipos de alimentos

Los alimentos ricos en fibra son difíciles de digerir. Por ello, estos alimentos de digestión lenta tardan en descomponerse y en someterse al proceso de fermentación, que produce gases olorosos.

Además, muchos de estos alimentos suelen contener azufre, que es un culpable habitual de los gases malolientes. Las verduras crucíferas como el brócoli, las coles de Bruselas y la coliflor pueden provocar gases malolientes.

Los carbohidratos fermentables o FODMAP también pueden causar problemas digestivos como gases y dolor de estómago. Estos alimentos contienen carbohidratos que son difíciles de absorber en el intestino, lo que provoca la fermentación y la acumulación de gases. Los FODMAP incluyen: la lactosa, que incluye productos lácteos como la leche fructosa, un azúcar que se encuentra en la mayoría de las frutas y verduras fructanos, presentes en muchos cereales como el trigo y la cebada galactanos, que se encuentran en las legumbres y los frijoles polioles, que se encuentran en los alcoholes de azúcar y los edulcorantes.

Del mismo modo, las intolerancias alimentarias son una causa común de las flatulencias con mal olor. Se trata de alimentos que las personas tienen dificultades para digerir. Entre los alimentos comúnmente asociados a la intolerancia alimentaria se encuentran la leche, el gluten, los sulfitos, los colorantes y conservantes alimentarios y la cafeína.

Hidratación

La constipación también puede causar gases malolientes, además de hinchazón y malestar abdominal. Ocurre cuando las heces se acumulan en el colon, sin poder salir, y las bacterias siguen creando gases.

La deshidratación, la dieta y ciertos medicamentos pueden provocar estreñimiento. Tomar líquidos adicionales puede mantener las heces blandas y fáciles de expulsar.

Tomar probióticos

Una persona puede aumentar las bacterias buenas de su intestino consumiendo alimentos ricos en probióticos. Esto incluye yogures, kéfir, kimchi y chucrut. Un estudio de 2017 señala que la intervención con probióticos puede reducir el número de patógenos en el intestino que se asocian con la flatulencia.

Medicamentos y suplementos

El carbón activado puede ayudar a reducir los gases intestinales.

Un estudio realizado en 2020 encontró que el carbón activado es un método seguro y económico para reducir los gases gastrointestinales. Otras pruebas añaden que el carbón vegetal puede ser más eficaz cuando se combina con simeticona. Este fármaco rompe las burbujas de gas en partes más pequeñas, lo que facilita su paso.

Sin embargo, la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no regula el carbón vegetal del mismo modo que los medicamentos con receta. Por ello, es mejor consultar con un médico o un dietista antes de utilizarlo.

Además, las personas con intolerancias alimentarias pueden tomar medicamentos que les ayuden a digerir los alimentos problemáticos. Por ejemplo, las personas con intolerancia a la lactosa pueden tomar pastillas de lactasa. Estos productos contienen la enzima lactasa, encargada de descomponer la lactosa.

Disminuir los hábitos que aumentan la deglución de aire

Hábitos como masticar chicle, chupar caramelos duros y tomar bebidas carbonatadas también pueden aumentar la cantidad de aire que una persona ingiere. Esto hace que terminen expulsando más gases.

Cambiar de hábitos alimentarios

Comer demasiado rápido y hablar mientras se come también puede aumentar la cantidad de aire que una persona traga. Masticar y comer despacio puede ayudar a reducir la ingesta de aire mientras se come, reduciendo la formación de gases. Comer pequeñas porciones también puede ayudar a que el tracto digestivo funcione mejor y produzca menos gases durante la digestión.

Causas del mal olor de los gases

Hay varios factores que pueden causar gases malolientes, desde los más leves hasta los potencialmente graves. Las causas comunes incluyen: intolerancia a ciertos alimentos

  • Constipación dieta, incluyendo alimentos ricos en fibra y FODMAP afecciones digestivas subyacentes, como el síndrome del intestino irritable ciertos medicamentos y antibióticos
  • infecciones y bacterias en el tracto digestivo, como el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO, en inglés) cáncer de colon.
Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × 3 =