Poca Sentencia y muchos Abusos

Poca Sentencia y muchos Abusos

“En el nombre de Dios”

Los Ángeles, California.– Este miércoles, Naasón Joaquín García, líder de la iglesia La Luz del Mundo, fue condenado a 16 años y 8 meses de prisión por los tres cargos vinculados al abuso sexual de tres adolescentes que acudían a un templo de su congregación en el Este de Los Ángeles, en California, de los que admitió ser culpable.

El ‘apóstol’, como lo conocen en su iglesia, enfrentaba la posibilidad de recibir cadena perpetua. Se enfrentaba a 19 delitos, incluyendo tráfico humano y posesión de pornografía infantil. Pero el acuerdo de culpabilidad que aceptó la Fiscalía de California cambió eso y por eso fue ampliamente criticado por víctimas y exfieles, que lo consideran “una burla”.

Antes de anunciar los años de condena por cada cargo, el juez Ronald S. Coen señaló que tenía 38 años en ejercicio y que aún no dejaba de asombrarse por lo que “alguna gente es capaz de hacer en nombre de la justicia”. Se excusó con las víctimas por no dar al líder de la Luz del Mundo una mayor sentencia y explicó que estaba “de manos atadas” por el acuerdo. A Naasón, enfático, le dijo: “Usted es un depredador sexual”.

Joaquín, con un traje naranja y su rostro parcialmente cubierto por un tapabocas, estuvo sentado al lado de sus abogados escuchando a las víctimas relatar los abusos que sufrieron. Nunca les dirigió la mirada, ni siquiera en los momentos más desgarradores de esos testimonios.

Naasón Joaquín, este miércoles 8 de junio, sentado en la corte esperando su sentencia por cargos de abuso sexual.

“¿Recuerdas cómo disfrutabas asfixiándome hasta que vomité? ¿Recuerdas cómo les ordenaste que me sujetaran para que no me resistiera? ¿Recuerdas haberme dicho que no pararías hasta que dejara de gritar? ¿Recuerdas cuando querías que te trajera a mi hermanita para que pudieras hacerlo? Te dije que solo tenía 14 años”, relató acongojada una de las víctimas, identificada como Jane Doe 4. Naasón no se movió al escuchar a la mujer.

La acusadora continuó relatando detalles de los abusos sufridos, entre los que contó que fue obligada a tener sexo con otras personas, que fue “sodomizada” y que sufrió otras formas de violencia.

Otra de las víctimas, Jane Doe 1, dijo que nadie que no estuviera en La Luz del Mundo podía “entender el tenor del lavado de cerebro” que había en el templo. “Este predador de niños merece estar en la cárcel por el resto de su vida”, dijo, pidiendo la “máxima sentencia”.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

seventeen − 7 =