No hay mal que dure cien años, ni enfermo que los aguante

No hay mal que dure cien años, ni enfermo que los aguante

Por Ernesto Salayandía García

¿Conoces a alguien así? ¿Tú eres así?

La codependencia es una enfermedad y una adicción contagiosa

Esta es una enfermedad cruel,  progresiva y mortal; no distingue igual que el alcoholismo,  edades, credo, o posición social, es propiamente una adicción a las personas, es decir dependemos de una  o más personas para ser felices, necesitamos de una relación tóxica para sentirnos bien, requerimos de la adrenalina que genera la mala comunicación, propia de esta sociedad enferma y en decadencia que nadie quiere ver, ni nadie quiere atender, los niños desde temprana edad se les enseña lo que es la codependencia y ellos ejercen el control sobre sus amistades, son niñas que prohíben que te juntes con Lupita, Juanita o Lety, son niñas que les prohíben a sus amigas a ir a determinada fiesta o determinado evento y estas niñas toxicas en consecuencia son las que establecen noviazgos tóxicos, la codependencia es sinónimo de control, manipulación, extorsión emocional y se da en los ámbitos escolares y laborales donde la mayoría de la gente confunde lo que es una verdadera amistad, no se da cuenta de la magnitud de esta enfermedad hasta que empiezan a aflorar las consecuencias tales como: Depresión, Abuso en las sustancias tóxicas debido a que muchos codependientes se refugian en el alcohol o los fármacos para aligerar sus penas, equivocadamente se justifican unos a otros echándose las culpas mutuas sin que nadie comprenda lo terrible que es esta enfermedad. Este año 2022, celebramos mi mujer y yo, 30 años de novios y 29 de casados.-

 Parejas Disparejas

Yo no entendí porque todas mis parejas fueron relaciones enfermas, tóxicas. En mi primer matrimonio el conflicto diario era el pan nuestro de cada día, peleábamos por todo y por nada, habíamos marcado abuso en el control, la manipulación y el chantaje desde que salía el sol hasta que se metía, nos la pasábamos peleando en donde fuera y como fuera siendo esto un desgaste emocional tremendo, donde del supuesto amor nos íbamos al odio, el hostigamiento,  la violencia y la agresión. Por supuesto la ridiculización  y cuando me caso con mi actual esposa,  la triste historia se repite agregado y aumentado y llegue a considerar muy seriamente que mi matrimonio era el mismo infierno y que solo había cambiado de diablo, nuestra relación después de haber sido híper enferma,  ahora sin duda alguna es una excelente relación con muchas cosas buenas sobre todo el respeto y la comprensión, pero cuando este matrimonio,   en sus inicios hubo quienes apostaron a que no duraríamos ni tres meses, , hoy hay pleitos,  pero nada que ver con la intensidad de antes, cometíamos errores como el de involucrar a la familia,  buscando alianzas y simpatizantes, nos llenamos de resentimientos y todo este conflicto estaba atascado en un callejón sin salida, la codependencia se distinguía en el control, en el constante interrogatorio de dónde estás?, con quien estas?, que estás haciendo?, porque no me avisas? Y la verdad de las cosas era un verdadero fastidio. En lo personal yo era un hostigador de primera, al grado tal de prohibir su manera de ser y de pensar, de prohibirle amistades y temas a tratar. Mi control hacia ella era total, mi mujer que no canta mal las rancheras, se adueñó de mi vida y por años mantuvimos una relación muy enferma, tóxica y altamente adictiva. Soy el príncipe que se convirtió en sapo.-

El Macho típico mexicano.-

El tipo raro, aislado, incomunicado, egocéntrico con cara de palo o de pocos amigos, mostrar inconformidad, malestar y sin saber porque, tajante, autoritario, controlador, manipulador, mentiroso, gritón, pedante sin la más mínima pizca de humildad, orgulloso, altanero y todo un cumulo de defectos de carácter y nefastos patrones de conducta comandados por mis egos, mi gran ego que siempre me distinguió hicieron que la vida que le di a mi mujer fuera un verdadero martirio y que en ella surgiera el hembrismo, exactamente lo mismo que yo, pero en ella y como dice el dicho entre mula y mula nomas las patadas se oyen y claro que los pleitos no solamente eran eternos sino insoportables. Ahora comprendo que cuando yo digo rojo ella dice verde o al revés, comprendo el porqué de esta diferencia de caracteres y pude conocer a Ernesto y a mi enfermedad. La codependencia es una enfermedad que todos tenemos pero no todos trabajamos en ella, la codependencia, es contagiosa y crece en una espiral ascendente, es la soberbia el comandante en jefe, loa apegos y una manera estúpida de pensar de cómo deben de ser las cosas y hoy en mi caso después de haber trabajado en mis propios libros como el de Parejas Disparejas, Secuestrada por Un Neurótico o en el De Ayer y Hoy, sé que mi enfermedad, es una enfermedad emocional y espiritual,  puedo ver con claridad la dimensión de este mal en muchísimas personas, con la gran diferencia de que no se dan la oportunidad de trascender y pasan los años y el costal de los resentimientos crece y crece, hasta que el hilo se revienta por lo más delgado.-

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

seventeen − 16 =