New Hampshire, primaria de vida o muerte para haley

New Hampshire, primaria de vida o muerte para haley

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

Las elecciones primarias del Partido Republicano en Iowa terminaron con una victoria contundente de Donald Trump (51%) y dejó heridos a los otros dos contendientes con aspiraciones reales a la presidencia, Ron DeSantis (21.2%) y Nikki Haley (19.1%).

El hecho que DeSantis adquirió 23.420 de un total de 110.298 votos de los “Iowenses”, solo le permite ver con más claridad el abismo político que el horizonte de la Casa Blanca.

Es que DeSantis hizo el gran gasto de su campaña política en Iowa; mucho más que los demás candidatos.  Si aspiraba seguir en la contienda, DeSantis debería haber sacado por lo menos 35% de los votos.  Con el resultado de 21.2% solo le queda despedirse con un resultado decoroso en Nevada, si es que logra reivindicarse con la base del trumpismo, a quienes ha tratado de persuadir durante su campaña política.

Por su parte, la ex gobernadora del estado Carolina del Sur, Nikki Haley, tiene su última carta en New Hampshire, cuyas primarias se llevarán a cabo este 23 de enero.   De acuerdo a las encuestas de realizada por un combinado de instituciones privadas (Boston Globe, Suffolk University y la cadena NBC-10), Haley se encuentra con 34% del voto del electorado, mientras que Trump adquirió 50% y DeSantis solo 5%.

Para Haley es una lucha de vida o muerte de cara a la Presidencia.   Si es que todavía quiere mantenerse en la contienda electoral, la ex gobernadora de Carolina del Sur tendría que adquirir un voto mayor al 40% y tratar de ganarle la delantera a Trump.

A diferencia de los votantes de Iowa, en New Hampshire el electorado es relativamente más representativo del electorado nacional, especialmente si tomamos en cuenta al votante euro-estadounidense (blancos).

Si es que Haley logra una victoria con un margen de 1 o 2 puntos con relación al segundo, las probabilidades de seguir adelante son reales.  Por una parte, estaría alterando las encuestas de Nevada y Michigan, y estaría poniendo en jaque a Trump, por la otra.

Esto no quiere decir que una victoria en New Hampshire sellaría la candidatura presidencial de Haley, sino que lograría ponerse en una contienda real con Trump.

En consecuencia, el Super Tuesday (5 de marzo), fecha en que se llevaran a cabo 16 primarias, serían las elecciones que determinarán la victoria del candidato de los republicanos.

Así, para Nikki Haley, las elecciones de New Hampshire marcarán su destino hacia un posible choque con Joe Biden.  Si pierde con una diferencia de 10% contra Trump, su destino está marcado a ser posiblemente la candidata vicepresidente del nuevo proyecto del trumpismo.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 − one =