Murió el hombre que recibió el primer trasplante de corazón de cerdo

Murió el hombre que recibió el primer trasplante de corazón de cerdo

David Bennett, el hombre de 57 años que dos meses atrás se había convertido en la primera persona en recibir un corazón de cerdo modificado genéticamente, falleció durante la tarde del 9 de marzo en el Centro Médico de la Universidad de Maryland (UMMC).

“Estamos devastados por la pérdida del señor Bennett. Demostró ser un paciente valiente y noble que luchó hasta el final. Expresamos nuestras más sinceras condolencias a su familia”, dijo en un comunicado del UMMC el doctor Bartley P. Griffith, cirujano que realizó el trasplante.

Actualmente, no está claro si el cuerpo de Bennett rechazó el nuevo órgano. “No se identificó una causa obvia en el momento de su muerte”, dijo un portavoz del hospital.

Bennett tenía una enfermedad cardíaca grave y había aceptado recibir el corazón de cerdo experimental ya que por su condición no calificaba para estar en la lista de trasplantes, tampoco se consideró elegible para una bomba de corazón artificial, debido que padecía arritmia.

La cirugía se llevó a cabo luego de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. concediera la autorización de emergencia a través de su disposición de acceso ampliado.

Esto se usa cuando un producto o tratamiento médico experimental, en este caso el corazón de cerdo modificado genéticamente, es la única opción disponible para un paciente que enfrenta una afección médica grave o potencialmente mortal.

¿Cómo se realizó el trasplante?

El trasplante realizado a Bennett es un proceso que se conoce como xenotrasplante, y consiste en el trasplante de órganos entre diferentes especies. El corazón que recibió Bennett provino de un cerdo de un año y casi 109 kilos proporcionado por una compañía de medicina regenerativa llamada Revivicor.

Entre las 10 modificaciones genéticas que se le realizaron se encontraba la anulación o desactivación de cuatro genes, incluido uno que codifica una molécula que provoca una respuesta de rechazo por parte del organismo humano, y otro relacionado al crecimiento, para evitar que el corazón del cerdo siguiera creciendo después de implantarlo.

También se insertaron seis genes humanos en el genoma del cerdo donante para hacer que los órganos porcinos sean más tolerables para el sistema inmunitario humano.

Además, los médicos utilizaron un nuevo fármaco experimental para suprimir el sistema inmunitario y prevenir el rechazo, así como un nuevo dispositivo de perfusión para mantener el corazón de cerdo preservado hasta el momento de la cirugía.

Este enlace contiene imágenes de la cirugía que pueden afectar la sensibilidad de algunas personas.

Este procedimiento innovador ofrece esperanza a millones de pacientes con órganos defectuosos. Según informa el Registro Mundial de Trasplantes, entre 2017 y 2018 se realizaron más de 139.000 trasplantes en todo el mundo (lo que representa un incremento del 2.3% en relación con el año anterior).

Pese a ese aumento, los investigadores advierten que apenas llega a cubrir el 10% de las necesidades de trasplantes en el mundo. Solo en EE. UU. alrededor de 110.000 personas esperan un trasplante de órganos, y más de 6.000 mueren cada año antes de recibir uno.

Expectativas para próximos trasplantes

Miembros del UMMC informaron que aún no pueden hacer más comentarios sobre la causa de la muerte de Bennett, porque sus médicos aún no realizaron un examen exhaustivo. Sin embargo, afirmaron que planean publicar los resultados en una revista médica revisada por pares.

Tras lamentar la muerte, los funcionarios del hospital manifestaron su agradecimiento a Bennet por su aporte al conocimiento sobre los efectos de este tipo de trasplantes en el organismo.

Bennett tuvo un “papel único e histórico” para ayudar a contribuir con una amplia gama de conocimientos en el campo de los xenotrasplantes, reconoció Muhammad M. Mohiuddin, director científico del Programa de Xenotrasplante Cardíaco de la Universidad de Maryland.

“Hemos obtenido conocimientos invaluables aprendiendo que el corazón de cerdo genéticamente modificado puede funcionar bien dentro del cuerpo humano mientras el sistema inmunitario se suprime adecuadamente. Seguimos siendo optimistas y planeamos continuar nuestro trabajo en futuros ensayos clínicos”.

“Al igual que con cualquier primera cirugía de trasplante en el mundo, esta condujo a conocimientos valiosos que, con suerte, informarán a los cirujanos de trasplante para mejorar los resultados y potencialmente brindar beneficios que salvarán la vida de futuros pacientes”, destacó el doctor Griffith.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

18 + 17 =