Mujer culpable de ayudar a enterrar y ocultar el cuerpo de Vanessa Guillén, la soldado hispana asesinada en Texas

Mujer culpable de ayudar a enterrar y ocultar el cuerpo de Vanessa Guillén, la soldado hispana asesinada en Texas

Los restos de Vanessa Guillén fueron encontrados cerca del río León en Texas en 2020. En noviembre, Netflix lanzó un documental, “Soy Vanessa Guillén”, que sigue la lucha de su familia por justicia en este caso

Una mujer de Texas que fue acusada en relación con la desaparición de la soldado de Fort Hood, Vanessa Guillén, se declaró culpable de un cargo de cómplice de asesinato después del hecho.

Cecily Aguilar, de 24 años, también se declaró culpable de tres cargos de declaración o representación falsa. Enfrenta hasta 30 años de prisión.

Los fiscales dijeron que Aguilar ayudó a su novio, el especialista del ejército Aaron Robinson, a desmembrar y deshacerse del cuerpo de Guillén “para evitar que Robinson fuera acusado y procesado por cualquier delito”, según un comunicado de prensa del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Aguilar también alteró y destruyó información contenida en una cuenta de Google de Robinson e hizo cuatro “declaraciones materialmente falsas” a agentes federales, según el comunicado de prensa.

Los restos de Guillén fueron encontrados cerca del río León en el condado de Bell en Texas en junio de 2020, dos meses después de que desapareciera de Fort Hood.

Guillén, de 20 años, fue golpeada hasta la muerte con un martillo por Robinson, quien se suicidó después de que la policía se movilizara para arrestarlo.

Las autoridades dijeron que Robinson mató a Guillén en la sala de armas de Fort Hood, donde trabajaba Guillén, y donde fueron encontradas su identificación, su billetera y las llaves del auto.

Según una denuncia penal presentada por la Oficina del Fiscal Federal, Aguilar dijo a los investigadores que Robinson colocó el cuerpo de Guillén en una caja de almacenamiento después de matarla y luego se fue a su casa. Regresó a la instalación más tarde esa noche para mover el cuerpo.

Aguilar supuestamente dijo que Robinson llevó el cuerpo de Guillén a un puente cerca del río León, donde Robinson y Aguilar cortaron su cuerpo y le prendieron fuego. Al ver que el cuerpo no se quemó por completo, la pareja colocó los restos en tres agujeros separados y los cubrió, según la denuncia.

Su caso llegó a los titulares nacionales después de su desaparición.

La familia de Guillén dijo que la reparadora de armas pequeñas del 3.er Regimiento de Caballería se había quejado de acoso sexual antes de desaparecer.

Una investigación después de su muerte reveló que Guillén fue acosada por un supervisor y que sus quejas sobre el acoso fueron respondidas por la inacción de los supervisores.

El Ejército dijo que Robinson nunca había acosado a Guillén, pero su familia lo niega.

Como resultado de los hallazgos, el Ejército despidió a cinco oficiales y suboficiales del Tercer Regimiento de Caballería de Guillén y planeó tomar medidas administrativas no especificadas contra otros ocho oficiales.

En noviembre, Netflix lanzó un documental, “Soy Vanessa Guillén”, que sigue la lucha de su familia por respuestas y reformas, un viaje que los llevó al Congreso y a la Oficina Oval y estimuló la aprobación de la Ley Soy Vanessa Guillén, que renovó el camino para las investigaciones de acoso y agresión sexual en el ejército.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × 3 =