Menores infractores, grandes delincuentes

Menores infractores, grandes delincuentes

Por Ernesto Salayandía García

Inseguridad pública, un cáncer social

El Gobierno de México prevé en 2020 un nuevo récord de homicidios dolosos registrados, con una proyección de 40,863 asesinatos pese a la reducción de la movilidad ocasionada por la pandemia de Covid-19. México es uno de los países más violentos en el mundo, víctima de la llamada delincuencia organizada, la nación entera se encuentra en jaque, hay demasiadas armas regadas en todo el territorio nacional, el narco tráfico, el uso y consumo de derogas, la desigualdad económica, son tan solo algunos factores que activan la inseguridad pública, alimentada de manera desmedida por la corrupción que opera en todos los sentidos, hay un cumulo de intereses en cada rincón de México, secreto a voces, de quienes en verdad gobiernan al país y el gobierno, no tiene la más minina idea de cómo enfrentar este caos, de cómo reducir el índice de homicidios y todos los hechos delictivos, la delincuencia organizada le lleva senda ventajas a pasos agigantados, los feminicidos, la extorsión, los robos en todas sus características y por supuesto los asesinatos tienen su origen en una cruda realidad. México es una nación enferma, emocionalmente y la fábrica de delincuentes, malhechores y mal nacidos, tiene su causa y cause en los miles de hogares disfuncionales que hay por donde quiera.

Feminicidos, el talón de Aquiles

Entre marzo y abril del año pasado, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, se reportaron 144 feminicidios: un número un poco más bajo que los 164 registrados durante los primeros dos meses del 2020- lo cual prueba que las medidas de confinamiento social no han auxiliado para reducir este tipo de violencia. Las medidas de confinamiento que han adoptado gobiernos en América Latina para evitar la propagación de COVID-19 han favorecido a la disminución de niveles de violencia y homicidios en algunos países. A pesar de esto, la violencia en contra de la mujer ha empeorado en toda la región del continente: México es uno de los epicentros de violencia de género. La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se ha enfrentado a numerosas críticas por el incremento de feminicidios en el país. Los datos del mapa de feminicidios en el país contradicen con los registros del gobierno federal. En el mapa se contabilizaron 405 casos de feminicidio en México entre el 16 de marzo y el 30 de abril: de acuerdo con el registro, el 63% de los homicidios de mujeres fueron cometidos por el crimen organizado. Estas estadísticas, lejos de provocar la irritación social, nos coloca en un marco de incompetencia e ineptitud para atender un reclamo popular, urgente y sobre la marcha, se cometen error tras error que provocan a la larga más homicidios contra el género y no es, con declaraciones mañaneras,  oficialistas y triunfadoras como habrá de resolverse este serio problema nacional.

De que se alimentan los niños en México?

Muchos padres cometemos  errores garrafales al educar a sus hijos, mediante las nanas electrónicas, es muy cómodo, sentar al niño por horas enteras frente a la televisión a ver caricaturas, incluso novelas y programas para adultos, el receptor, cautivo, o sea el niños, recibe una dosis muy fuerte de violencia, la gran mayoría de las caricaturas suministran imágenes, sonidos y argumentos neuróticos, llenos de violencia, estas nanas electrónicas, hacen que los infantes se conviertan irreverentes, violentos, rebeldes, groseros y aunado a ello, les regalan celulares y tables, donde pueden jugar, horas y horas a matar a personaje más torpe de la aplicación, los niños están prendidos, en  contacto con la violencia, en consecuencia, crecen en contra de todo y de todos, esta es la escuela que recibe el macho típico mexicano, la que recibe el universitario torpe e inepto, el funcionario corrupto, el servidor público desleal, son estos niños, los que de adultos denotan la ausencia de valores,  su sensibilidad nula ante la sociedad, estos niños, con candidatos a hacer sufrir a sus mujeres, candidatos a ser  sicarios,  drogadictos, son los futuros inquilinos de los CERESOS, hospitales y panteones, vienen de hogares disfuncionales, sus padres les dieron catedra de neurosis, codependencia, pleitos y por supuesto, violencia doméstica, de grandes, no hacen más que vivir la vida que los formo atravesó de las nanas electrónicas y los pésimos ejemplos de conductas toxicas de sus padres, son, estos niños, hijos de la electrónica, candidatos al fracaso y por supuesto a vivir una vida toxica, sus reacciones ante la vida, son las consecuencias que estamos viviendo, ellos, activan la inseguridad pública en todos los sentidos.

Un título no hace a un ser humano

Conozco muchos universitarios con doctorado y un currículo brillante, igual, políticos, empresarios y un mundo de personas que viven con un vacío espiritual enorme, divorciados, distanciados de sus hijos, fracasados de una vida familiar, triste, acomplejados, corruptos, pero eso sí, doctores, son estos niños de los que hablo, la característica propia de un ser narcisista, egocéntrico, soberbio, engreído, déspota, mal esposo, mal hijo, mal padre, un ser, completamente enfermo emocionalmente hablando y el país, está invadido de estos seres que al parecer vienen de otro planeta, se sienten hechos a mano, creen que la virgen les habla al oído, son, estos arbolitos, a los que me refiero, crecieron chuecos y jamás su tronco enderezaron, muchos de ellos, misóginos, enfermototes que le arruino la vida a su mujer e hijos, tipos raros, déspotas, soberbios, engreídos.- ¿Conoces a alguien así? – ¿Tú eres así?-

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

four × 4 =