Masacre en California

Masacre en California

4 Latinos entre las víctimas

San José, California (AP).– La sheriff del condado de Santa Clara, Laurie Smith, explicó este jueves a la agencia de noticias The Associated Press que el presunto autor del tiroteo en un edificio de la Autoridad de Transporte del Valle de Santa Clara que acabó el miércoles con la vida de nueve personas usó dos pistolas semiautomáticas y no disparó al azar: “A ti no voy a balearte”, le dijo a una de las personas que se cruzaron en su camino durante la matanza, que acabó cuando se quitó la vida él mismo de un tiro.

Las autoridades policiales de San José, California, informaron  de que hay cuatro latinos entre las víctimas: Paul Delacruz Megia, de 42 años; Adrian Balleza, de 29; Jose Dejesus Hernandez III, de 35; y Timothy Michael Romo, de 49.

Además, perdieron la vida también Taptejdeep Singh, de 36; Michael Joseph Rudometkin, de 40; Abdolvahab Alaghmandan, de 63; Lars Kepler Lade, de 63; y Alex Ward Fritch, de 49.

La esposa de Delacruz Megia, Nicole Yamada, dijo en un comunicado: “Paul era un maravilloso marido y padre que estaba lleno de amor, bromas, energía para la vida y siempre dispuesto a nuevas aventuras. Atesoro todos nuestros recuerdos. Dios se lo llevó demasiado pronto y haría cualquier cosa por tener un último abrazo y despedida. Extrañaré tener a mi mejor amigo a mi lado. Te amo, siempre”.

El tiroteo tuvo lugar en dos edificios y en él murieron operarios de autobuses y trenes ligeros, mecánicos, linieros, y un superintendente adjunto.

El asesino, identificado como Samuel Cassidy, de 57 años, también era empleado de la VTA desde 2012, según registros públicos, primero como mecánico y luego como trabajador de mantenimiento a las subestaciones.

Un trabajador con el mismo nombre y puesto que él ganó 114,426.17 dólares en 2019.

Sus vecinos o describen como una persona muy callada. Su exesposa, Cecilia Nelms, dijo en entrevista con NBC News: “Era muy educado, callado. Era amable con la gente, pero muy distante. En realidad, nunca quiso conectar con nadie“.

La mujer aseguró a la agencia de noticias The Associated Press que su exmarido había hablado de matar a gente del trabajo hace más de una década.

              “Nunca le creí, y nunca ocurrió. Hasta ahora”, agregó entre lágrimas.

La mujer recuerda que Cassidy solía llegar a casa del trabajo resentido y enojado por lo que consideraba que eran tareas injustas. Estuvo casada con él durante unos 10 años y no habían estado en contacto durante cerca de 13, aseguró Nelms al citado medio.

Una exnovia de Cassidy que pidió permanecer en el anonimato dijo a NBC News que cree que “no era mentalmente estable”.

Ella y Cassidy salieron durante seis meses en 2008 después de conocerse en una aplicación de citas por internet. Luego de seis meses, él le pidió que se casaran, ella se negó y él no lo tomó bien.

              “Estaba muy enojado, gritaba y vocifereada”, dijo, “y luego empezó a crearme problemas”.

Un día, no mucho después de la ruptura, dijo que él le robó su coche, un Toyota Camry de 2008, del que tenía la llave. Ella dice que lo denunció a la policía pero no pasó nada y un mes después él devolvió el coche, con el parachoques roto y otros daños.

La mujer dijo que se sorprendió, aunque no demasiado, cuando se enteró de que él era el responsable del tiroteo. Según The Associated Press, la mujer lo definió como volátil y violento, con fuertes cambios de humor que empeoraba cuando bebía en exceso.

Varias veces, mientras estaba borracho, Cassidy la forzó a tener relaciones sexuales a pesar de que ella se negó, alegó la mujer en una declaración jurada presentada en 2009 después de que Cassidy solicitara la orden de alejamiento contra ella, según los documentos obtenidos por el periódico The San Francisco Chronicle.

 

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

six + 6 =