Macho....Menos. El otro virus

Macho....Menos. El otro virus

Por Ernesto Salayandía García

Mal de muchos….

La conocí en mi estudio, a Violeta, una joven mujer de 20 años, recién casada y aferrada a que su marido cambiara.- Ernesto.- Me decía.- Son demasiados problemas, no lo soporto, nomás de verlo, me pongo de malas, me da café cargado.- ¿Lo amas?.- Le pregunte.- La verdad no sé, lo odio, odio la manera en cómo me trata, su forma de ser, el cómo me habla y me hace sentir mal, sentirme que la de la culpa del problema soy yo.- Si él fue el que me engaño Ernesto.- No fui yo.- me dice que estoy muy gorda, que no me arreglo, me echa en cara a mi familia, que tengo mamitis, que soy una fodonga, buena para nada, además de inútil, soy una mantenida, lo peor, es que todo lo que me dice, me lo creo, me deprimo y me hundo en mis problemas.- ¿Qué hago?.-

 

Árbol que nace torcido….

Un buen número de noviazgos atraviesan por una severa crisis, viven en pleno conflicto, fomentan, una relación, que en lugar de ser hermosa y placentera, es destructiva, por demás enfermiza, toxica y ambos caen en la rutina, se acostumbran al mal trato, al hostigamiento, a las agresiones y a la tensión neurótica que genera la codependencia, ellos, sin saberlo, cometen sendos errores cuyas consecuencias se reflejan en el fracaso total como pareja, al final, creyendo en el amor, caen en el enamoramiento,.- enamora-miento.- y esta relación de máscaras e hipocresías se revienta por lo más delgado, son muy frágiles los lazos donde sobresale la inmadurez, las mentiras, la mala comunicación, el no saber hablar, sobresale, la falta de respeto, el lenguaje con groserías y vulgar que en muchos casos se usa, hay un cumulo de patrones de conducta de ambos y de la familia, adicta a meterse en lo que no les importa, más los expertos asesores, amistades que mal aconsejan y al final, truenan como espárragos, lo lamentable, es que estos novios ficticios, se casan, forman un “hogar” por favor léase entre comillas y tarde que temprano, ya con hijos, dos o tres, deciden divorciarse y la historia de esta sociedad, se escribe con tinta sangre en los hogares disfuncionales, de ahí, nacen y se hacen los drogadictos, sicarios, corruptos, ineptos y surgen todos los virus que contaminan a la comunidad en general, hay, de cada diez matrimonios, siete divorcios, los hijos, repiten la escuela de los padres y por ende, también fracasan en sus relaciones de pareja y en este texto, que escribo, en dos partes,  deseo aportar mi propia experiencia, mis conocimientos y trabajos de investigación, no soy psicólogo, ni  psiquiatra, soy un periodista que se ha especializado en las emociones y un enfermo alcohólico y adicto en recuperación que da su testimonio de vida, aceptando y reconociendo sus defectos de carácter y amargas vivencias, solo por hoy, Gracias a Dios, superadas.-

 

Tanto tiene la culpa, el que mata la vaca como el que le amarra la pata

Un grave error que he cometido, es justificar mis conductas toxicas, un pretexto para todo, ver la espiga en el ojo ajeno, mas no la viga en el propio, busque con lupa los errores de mi mujer, se me dio con facilidad, siempre, encontrar el punto negro en la hoja blanca, me lave las manos y me creí arruinamiento lo que yo pensaba, sé que actuaba equivocadamente por mis egos, mi machismo y mi cultura, no aceptaba la rebanada del pastel que me correspondía y se, que es más fácil, culpar, echar en cara las fallas, los errores, que reconocer los propios, tengo un pensamiento toxico y en consecuencia, yo atraigo las malas vibras, soy un imán para captar las malas vibras de otros y fundirme en un crisol emocional, no se manejar mis emociones, no tengo una estructura y carezco de lo que se le llama inteligencia emocional. Soy él bebe eterno.- Inmaduro, hasta las cachas.-  Ciego, sordo y mudo.-

 

El mejor negocio del mundo

Comprar a un macho típico mexicano, en lo que vale, un cacahuate, y venderlo en lo que él cree que vale.-

Una definición del machismo, es sentirse superior en todos los sentidos a la mujer, en creerse el dueño de la verdad y la razón, en sentirse merecedor, con derecho a insultar, denigrar, desprestigiar, intimidar, agredir, hostigar y desintegrar.-  Machismo es una forma de sexismo en la que se discrimina y menosprecia a la mujer considerándola inferior al hombre. El machismo está fundado en ideas preconcebidas y estereotipos, fuertemente influenciados por el entorno social. El machismo tiene la idea que la mentalidad de que la mujer debe tener una actitud de sumisión hacia el hombre se manifiesta de diferentes maneras, por ejemplo, con actitudes y comportamientos de menosprecio, control. En algunas ocasiones, se manifiesta en agresiones físicas y psicológicas y se conoce como violencia de género. El machismo es analizado en diferentes disciplinas como la Psicología y la Antropología. En sociedades patriarcales, la sociedad se organiza de tal manera que el hombre ejerce su poder sobre la mujer en distintos ámbitos (por ejemplo, en la política, la economía o la familia). Sin embargo, en las sociedades que no se consideran patriarcales también existe machismo y en función de la forma en que éste se manifiesta se habla en ocasiones de machismo encubierto.

 

Perfil del macho:

Soy, autoritario, manipulador, controlador, mentiroso, hipócrita, neurótico, mecha corta, egocéntrico,  cerrado, de pésima comunicación, grosero,  vulgar, agresivo, chantajista, inmaduro, inestable, bipolar,  actor de primera línea, engañifa, vengativo, rencoroso, resentido, envidioso, criticón, chismoso, levanta falsos, hablo por hablar, hablo mal de todo el mundo, no cierro círculos, soy dependiente, tengo mamitis, no enfrento, evado, no tomo el toro por los cuernos, me justifico, soy, irresponsable, inestable, explosivo, celoso, compulsivo, alcohólico, adicto, maniaco depresivo.- ¿Conoces a alguien así?.- ¿Tú eres así?-

 

El novio macho

Primero que nada, hay que considerar al machismo, al hembrismo, contrario al machismo en la mujer, como una enfermedad emocional, el príncipe, es romántico, detallista, platicador, emotivo, alegre, ecuánime, es un pan de Dios, servicial, atento, respetuoso, cauteloso, con espíritu familiar, incluso, hogareño, pero este príncipe azul se convierte en sapo, se torna, numerativo, inestable, controlador, manipulador, se adueña de la situación y asume el control de la relación.-   El valiente llega, hasta donde el cobarde lo permite.- Con los años, este noviazgo se hace toxico, establecen codependencia y se acostumbraban a vivir en el costal de perros y gatos, la violencia no es solo física, sino que se manifiesta de mil maneras, el agrede con pensamientos y acciones de control, agrede, intimida, ridiculiza y ve a su pareja, chiquita y orejona, un cero a la izquierda, ella, cae en un abismo profundo y negro, en un callejón sin salida, ni esperanza, el conflicto es profundo, no es un resfriado, estos niños, ahora de adultos, están severamente dañados y no habrá poder humano que los pueda rescatar, en el proceso, lo intentan  con terapia, talleres y retiros espirales, pero nada da resultados, el problema es de raíz, es la enfermedad emocional que todos tenemos y no buscamos capacitación, ni orientación, información o guía, preferimos, refugiarnos en el consuelo de amigos o familiares para la toma de decisiones, muchos creen, que un clavo saca a otro clavo, después del fracaso de relación de pareja, se relacionan  con otra persona más enferma que la anterior y así, se pueden pasar toda la vida viviendo la enfermedad emocional, sin saber por qué o el cómo.

 

¿El macho nace o se hace?

Los padres, heredamos a nuestros hijos rasgos y emociones, trasmitimos soberbia, egos, manera de caminar, pensar, actuar, muchos de ellos, nuestros hijos, parecen copias al carbón, la genética se manifiesta en las emociones, neurosis, depresión, inseguridad, miedos, son genes que traen consigo antes de nacer y  el machismo, se trasmite de una generación a otra, predominan los egos y las nefastas actitudes que al nacer y crecer en un hogar disfuncional, el niño, recibe clases  de primera mano, el padre se encarga en enseñar de cómo debe ser tratada una mujer, hay toda una catedra cada día, es el contagio, la convivencia diaria y el pésimo ejemplo que logran en el niño, ser un perfecto macho, la madre también contribuye al permitir el mal trato denigrante que su pareja le da, es también, cuestión de autoestima, valores, sentido común y  humildad, el macho, nace y se hace en casa.

 

Una mala relación de pareja

Nos encontramos en plena decadencia del matrimonio, es un concepto en el que pudiéramos considerar como el cimiento de la familia, y desafortunadamente, el matrimonio tiende a desintegrarse, qué podemos esperar de la familia. Yo me casé a los 19 años la primera vez, sé lo que es un divorcio y todos los daños que genera, sé de mis errores, de mis aciertos y ahora, tengo 28 años de casado, por segunda vez, yo decía, es el mismo infierno, nomás cambie de diablo, no veía el cumulo de defectos que me distinguía,  cierto,  recuerdo, con muchos intentos de divorcio, con algunas separaciones cortas, otras prolongadas, pero, al menos, solo por hoy, disfruto de una buena relación de pareja y tengo que ver las actitudes que dañaron mi matrimonio, mi vida de pareja, hablando de mí, de mi vida, no ha sido nada fácil, hoy poseo un gran capital, una experiencia que puedo usar para no repetir errores, aunque hay que recordar, lo que dice el dicho y dice bien.- El Hombre es el único animal que se tropieza con la misma piedra dos veces.- y dice también otro.- En la casa del jabonero, el que no cae resbala.- Quiero decir, que no es nada fácil llevar la fiesta en paz.-Nunca digas de esta agua, no he de beber.- Mas pronto cae un hablador que un cojo.-

 

No te ama, quien te insulta, denigra, agrede….

No hay peor lucha que la que no se hace.- Cuando ofrezco mi experiencia a través de mis talleres, encuentro una gran apatía en la mayoría de los hombres, igual, cuando escribo, o hablo en televisión o en la radio, o doy una plática sobre codependencia, relaciones destructivas, relaciones enfermizas o simplemente, el por qué muere el amor, son las mujeres las más interesadas, pero resulta que quieren el máximo resultado ante el más mínimo esfuerzo y no es por que tengas la varita mágica y la solución inmediata, muchas de ellas, creen que esto es instantáneo y lo único instantáneo es el Nescafé, la sopa Maruchan y todo lo que se mete al micro, bueno casi todo; tienen la idea fija, que el marido es quien debe cambiar,  cada taller de Matrimonios en Armonía, o de Liberación emocional, me doy cuenta cómo anda el agua y como dicen por ahí, hago una dinámica para medirle el agua a los camotes, primero, las motivo a que me escriban lo que más gordo les cae de su pareja, lo que aborrecen, lo que odian, lo que les rechoca, y ya te habrás de imaginar, hay quienes necesitan como 1570 hojas, escritas por los dos lados, claro, muchas lloran y lloran y hacen catarsis, luego, de un tiempo razonable, tres horas después… No, no es cierto, más o menos en media hora, hago el complemento, escribe por favor, les digo, las cualidades, lo que admiras de tu marido, lo que te gusta de su manera de ser, de pensar, de actuar, requiero honestidad, honestidad al máximo y ahí te puedes dar cuenta, si la pareja puede tener solución o no, todo depende de lo que escribas con la verdad, con el corazón en la mano.-Todo es según del color del cristal con que se mira.- Como en la guerra, yo contaba lo que me hacía y me decía, pero nunca lo que yo le hacía y le decía.-.

Lo más importante, la comunicación

A pesar de que me las doy de muy cuco, de que tengo más 4 décadas en medios de comunicación, de que doy conferencias, soy escritor, productor teatral  y todo ese rollo, debo de reconocer que mi talón de Aquiles es mi comunicación con mi pareja y es algo que he estado trabajando con honestidad, debido a que tengo muchos defectos de carácter que no aceptaba, que me costó mucho trabajo reconocer y no quería cambiar, por ejemplo, soy infantiloide, inmaduro, soy él bebe eterno, el de los berrinches, el que no sabe pedir las cosas, sino es con enojos o reclamos, no sé escuchar, no tengo ese gesto de humildad, soy ególatra, primero yo, siempre yo y después de todo, otra vez yo, quiero que todo giré al modo que yo quiero, al tono que toco es el que quiero que todo el mundo baile, por supuesto soy autoritario, tajante y no acepto mis errores, ni reconozco que me equivoqué, soy ese típico macho mexicano, tipo raro, aislado, seco, inexpresivo, incomunicado, agresivo, violento, merecedor, que no valoro y todo lo quiero al instante, en el momento que yo digo y hace muchos años que comencé a trabajar mis defectos de comunicaciones, mis defectos de carácter, mis patrones de conducta equivocados y mis actitudes nefastas, me enojaba y lo que hacía, me orillaba al silencio, me aislaba, me refugiaba en mi computadora y mi falso orgullo no me permitía ofrecer disculpas, ni pedir perdón.- Mas moscas se casan con miel y no con hiel.- El respeto ante todo, no hagas lo que a ti no te gusta que te hagan.- ernestosalayandia@gmail.com 614 256 85 20

 

 

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 × five =