Lucha por el espíritu del Partido Republicano

Lucha por el espíritu del Partido Republicano

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

El Partido Republicano empieza a despertar de su letargo político.  Tuvieron que pasar cerca de seis años para que nazca –dentro de sus huestes— una tendencia política interna nueva que pueda hacer frente a la demagogia del Trumpismo.

No es el republicanismo puro de Ronald Reagan ni el conservadurismo social de Barry Goldwater, o el patriotismo de John McCain, sino un sincretismo de los tres.

Es decir, lo que acaba de vislumbrarse dentro del Partido Republicano es una tendencia híbrida que está haciendo todo lo posible para salvarse de las garras de Donald Trump.

La primera batalla de estos dos frentes republicanos tuvo efecto en las primarias del estado de Georgia.  El Trumpismo fue representado por David Perdue y Jody Hice, quienes participaron en las elecciones para la gobernación y la secretaria de estado de Georgia, respectivamente.

A los dos les dieron una paliza electoral.  El actual el gobernador Brian Kemp demolió a Perdue con más de 50 puntos y el actual secretario de estado Brad Raffensperger derrotó a la protegida de Trump por aproximadamente 20 puntos.

Fue un revés claro contra el trumpismo y fue también el nacimiento de una nueva tendencia política que hoy es liderado por el ex vicepresidente Mike Pence.

Estas dos tendencias nuevamente se van a enfrentar en una riña interna por la vida o por la hegemonía del Partido Republicano.  El lugar de la batalla está circunscrito en las elecciones por la gubernatura del estado de Arizona, en donde compiten mano a mano Karrin Taylor Robson y Kari Lake.

La primera es una empresaria multimillonaria de bienes raíces y que, durante el gobierno de Ronald Reagan, tomó parte de su personal administrativo.  Robson surge como una voz de alivio de los conservadores y tiene un objetivo claro.  En palabras del expresidente Pence, el Partido Republicano necesita “olvidarse del pasado [de las elecciones de 2020] y mirar hacia un futuro promisorio”.

Mientras tanto la segunda, Kari Lake, representa al ala polarizante y destructiva de los republicanos, misma que está fundada en la mentira, la saña y el autoritarismo de Trump.

A pesar de que esta batalla no es la primera ni la última que sostendrán estos dos frentes, el resultado nos ofrecerá una información importante sobre el dilema del Partido Republicano.  Bien se sobrepone a la ignominia del trumpismo o termina en ser devorado por su calumnia y mentira.

En base a las últimas encuestas, cualquiera de las dos candidatas tiene lo propio para alzarse una victoria.  El 2 de agosto, fecha de las elecciones primaria en Arizona, es la batalla por el espíritu del Partido Republicano.

                Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

 

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

9 − seven =