Los viejos moldes y las cadenas destructivas

Los viejos moldes y las cadenas destructivas

Por Ernesto Salayandía García

 Más con lo mismo

Con  un saludo, para Eddy M.

Me toca recorrer un buen número de centros de rehabilitación, conocidos como anexos, vengo haciendo este servicio desde hace 22 años, me gusta compartir mi experiencia y conocimientos con los internos, aprendo de ellos, semana a semana, manejo un buen número de temas que tienen el espíritu de convertirse en candados para evitar las recaídas, rompo con el esquema, les doy lo mejor de mí, hacemos dinámicas diversas de liberación, los pongo a cantar, a bailar a llorar, nos divertimos y aprendemos, rompemos con la rutina y la inercia del encierro, tristemente, la mayoría, son recaídos, es decir, no han podido salir del infierno del consumo y de las sustancias toxicas, han vivido los últimos 20 años, de un proceso a otro, les digo, no puedes o no quieres, la respuesta es común, son amabas cosas el adictos es mediocre por naturaleza y convicción, se resiste al cambio y no tiene el más mínimo deseo de romper con sus cadenas destructivas, equivocada y tristemente, igual que la familia.- El que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe.-

 La enfermedad, es cruel y perra, la mía

Yo no lo sabía, no me di cuenta como se fue moldeando mi personalidad, como me llené de miedos, de inseguridad y frustración, no reconocía mis debilidades, mis actitudes y tampoco, comprendía el porqué de mis fracasos de pareja, en los negocios, en mi comunicación con mis semejantes, no sabía porque no cerraba círculos, el por qué iniciaba algo con mucho entusiasmo y después perdía el ánimo y no concluía lo que había empezado, no me percataba de mi enfermedad emocional, me costó muchos años ver y analizar mis cadenas destructivas, algunas, herencia genética, herencia de mis antepasados, otras adquiridas por mí mismo, sé que esta enfermedad, perra, cruel, desbastadora, es una enfermedad maldita perversa del alma, sumamente compleja y que se contagia, se transmite y siempre el alumno supera al maestro, es decir, si alguien te enseñó su neurosis, tú con el pasar del tiempo, serás súper neurótico, agregado y aumentado.

La decadencia e salud mental emocional

La sociedad mundial está en franca decadencia, desmoronada, frágil, deteriorada, lesionada y muy enferma, la caída es irreversible, hechos palpables hablan por sí mismos, como el índice impresionante de divorcios, la violencia doméstica, la codependencia, el caso de las niñas embarazadas en edades de 13 a 16 años, el de las madres solteras menores de 20 años, las niñas que se auto destruyen  marcando sus piernitas con la navaja del sacapuntas o quemándose sus manos y brazos con la brasa de un cigarro encendido, los trastornos alimenticios, bulimia, anorexia, obesidad, por si fuera poco, la depresión en niños, jóvenes y adultos, una gran mayoría la padece y hay que agregar los suicidios en seres humanos de 13 a 25 años, la mayoría varones, las violaciones y delitos sexuales contra niños y adultos mayores, el hostigamiento y violencia laboral y escolar, conocida como Bullyn, la deserción escolar y la ausencia de sí mismos; miles de jóvenes que vemos con tristeza como se van consumiendo poco a poco en las adicciones, súmame la pésima relación de pareja entre novios y matrimonios, no hay que olvidar, los estragos amargos, la pérdida de seres humanos por alcoholismo y drogadicción, tristemente cada día, hay más enfermos mentales y emocionales, muertes de sobre dosis, el índice de drogadicción en niños y mujeres ha alcanzado niveles sorprendentes, adulterio a la orden del día, adictos al sexo, a las mentiras, a las relaciones destructivas, a los juegos de azar, al gimnasio, a los video juegos, al Facebook, a los aparatos electrónicos; adictos a adueñarse de dinero que no es de ellos, es decir, adictos a la corrupción, que también son enfermos emocionales, avaricia y soberbia de funcionarios públicos y privados, enfermos de poder y de vanidad, la decadencia, la baja autoestima en una gran mayoría de personas, por ejemplo, las mujercitas, abren la puerta y permiten ser usadas como objetos sexuales, andan en los brazos y en boca de unos y de otros, la dignidad, la virginidad y la autoestima alta, son cosas del pasado.

Es un mal generalizado, tan común como cualquier cosa

Desgraciadamente, no hay interés en enfrentar esta cruda realidad, el panorama de los adictos a los antidepresivos, adictos a los fármacos por prescripción médica son el soporte de la millonaria industria farmacéutica, la gente anda drogada, anestesiada y no acepta que tiene una fuerte dependencia a los medicamentos controlados, ni mucho menos, acepta una adicción compulsiva. Lo anterior, es un serio y triste cuadro de salud pública que pocos países atienden con profesionalismo y enfrentan la realidad, no hay una cultura de prevención, ni una estructura de rehabilitación a pesar de que la problemática social está a la vista de todos. Los cambios existen, cuando hay convicción, honestidad, honradez, no estoy de acuerdo en el concepto equivocado de algunos alcohólicos recuperados que afirman que los defectos de carácter, los patrones de conducta y los 7 pecados capitales no se pueden erradicar, ni modificar, muchos menos controlar, al respecto, quiero recordar algunas características de un adicto.- Un adicto es mitómano, es irresponsable, irreverente, impuntual, deshonesto, no cierra círculos, es neurótico, impulsivo, violento, conformista, mediocre, es manipulador, extorsionador emocional chantajista y tiene un cúmulo de defectos de carácter, quiere decir que solo debe de tapar la botella, confirmando el legado de los Alcohólicos Anónimos, que el único requisito para pertenecer, es dejar de beber y lo demás qué? La recuperación, como la adicción, es una decisión, personal.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

eleven + 7 =