Los precios del Petróleo están cayendo

Los precios del Petróleo están cayendo

Las compañías petroleras deberían garantizar que los precios en la bomba también caiga

Washington, D.C. — En las últimas semanas, los precios mayoristas del petróleo han caído más de un 15%, mientras que los precios en la bomba solo han bajado un 3 %. El presidente Biden ha pedido repetidamente a las compañías petroleras que transfieran sus ahorros a los consumidores, en lugar de capitalizar esta crisis para obtener ganancias récord y llenar los bolsillos de sus directores ejecutivos.

Abordar la inflación y reducir los costos para las familias es la prioridad del presidente Biden, y ha tomado medidas importantes para aliviar el dolor en la bomba, incluyendo la autorización de liberaciones históricas de las Reservas Estratégicas de Petróleo. Cuando los precios del petróleo caen, las grandes compañías petroleras deberían trasladar estos ahorros a los consumidores.

El presidente Biden está utilizando todas las herramientas a su disposición para aliviar el dolor en la bomba, incluyendo:

Tomar medidas enérgicas contra la especulación de precios por parte de las compañías petroleras.

Liberar un millón de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo todos los días durante seis meses: un movimiento histórico para bajar los precios.

Trabajar con socios internacionales para liberar otros 240 millones de barriles de petróleo para reducir los precios en el mercado mundial.

Ampliar el acceso a biocombustibles como E15 para aumentar el suministro y reducir los precios en miles de gasolineras en todo el país.

Pedir al Congreso que suspenda el impuesto federal a la gasolina.

El precio del petróleo ha caído más del 15% desde marzo, y los directores ejecutivos de las grandes petroleras deben hacer su parte para trasladar los ahorros a los consumidores:

Las compañías petroleras están obteniendo ganancias récord este año, con márgenes de ganancias para refinar gasolina y diesel en sus niveles más altos jamás registrados.

Como han dicho los propios líderes de las principales empresas de energía, tienen los recursos y los incentivos que necesitan para aumentar aún más la producción en los Estados Unidos, incluyendo más de 9,000 permisos de perforación que no han sido utilizados en tierras federales, y la administración ha ofrecido a trabajar con ellos para aumentar las capacidades de refinación.

El presidente Biden ha tomado medidas para investigar el aumento de precios y pidió a las compañías petroleras que transfieran los ahorros a los consumidores, que aún sienten el dolor de los altos precios en la bomba.

La prioridad número uno del presidente Biden es reducir los costos para las familias trabajadoras, no solo los precios de la gasolina, sino también el costo de otros elementos esenciales:

Está luchando por su plan para reducir el costo de la vivienda, la atención médica y los medicamentos recetados, las facturas de energía, el cuidado de niños y personas de tercera edad, y más.

Su plan acelera la inversión en energía limpia para reducir los costos de energía del estadounidense promedio en $500 al año.

El plan del presidente para reducir los costos para las familias se paga por completo al garantizar que las grandes corporaciones y los multimillonarios paguen su parte justa en impuestos.

Los extremistas del partido MAGA se oponen al plan totalmente pagado del presidente Biden para reducir los costos de las familias estadounidenses, después de haber votado a favor de la donación de impuestos de la administración anterior, que otorga el 83% de los beneficios al 1% más rico y llena los bolsillos de las grandes corporaciones.

El presidente Biden seguirá pidiendo cuentas de los directores ejecutivos de las compañías petroleras y presionándolos para que bajen los precios en la bomba. El presidente está luchando para bajar los costos para las familias; es hora de que las grandes petroleras hagan su parte.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

11 + sixteen =