Las nuevas adicciones

Las nuevas adicciones

Por Ernesto Salayandía García

¿QuÉ es una adicción?

Es una compulsión, reacción o acción que no puedes evitar, no puedes controlar el corto impulso,  hay de adicciones a adicciones, en cierta manera todo el mundo, tenemos diferentes tipos de adiciones o dependencias, pero la mayoría de las personas, no acepta tener esta tendencia o reconocer que es un enfermo emocional que ha caído en ese juego de la ansiedad y la compulsión, quiere decir, que el problema de alcohol y drogas, no es tan fuerte, en comparación con las emociones, con los patrones de conducta, los apegos, malos  hábitos y los defectos de carácter, hay, quienes sufren y no saben por qué, se sienten en el abismo, la soledad los atrapa, se hunden en depresión y no saben la causa ni el origen, una adicción, tiene que ver con las emociones, con el vacío espiritual  y son, todas, progresivas, incurables, contagiosas, burlonas, crueles y de por vida, por supuesto que un adicto cambia en muchos sentidos,  otros se queda estacionado, haciendo las mismas cosas, esperando resultados diferentes, un adicto, por ejemplo, al juego, a los casinos, liga otras adicciones, en complemento como el alcohol, las drogas, la adicción a mentir, a justificarse, se hace adicto a la pereza, al conformismo y a defraudar a medio mundo, el robar, el engañar,  es una adicción, que muchos  tienen esta dificultad emocional envuelta en corrupción y ausencia de  amor a así mismo, a  México.- La corrupción, es una adicción.-

Lo que no puedes evitar

Con ese argumento, hay adictos a montón, como la gente sucia y mal educada, mal nacida que no le jala al wáter y deja apestando el escusado, eso adictos, son  amantes de la basura, la suciedad, a los malos olores, hay  adictos  a estacionarse en lugares dedicados para discapacitados, como que gozan, usando ese derecho que no tienen, pero su educación, no les permite ser razónales, adictos a no respetar las direccionales, a no  tomar en cuenta que el automovilista de adelante, está pidiendo una cortesía y el de atrás, como si las direccionales, hablaran.- No me dejes pasar, no me dejes pasar y que decir de esas mamas que les importa un comino que a la hora de la entrada o salida de la escuela, no respetan la fila y le roban la delantera a todos, como sucede en el banco, en el departamento de salchichería del súper mercado, en la fila de las tortillas y en los Oxxos,  los mal educados, son adictos a burlarse de los demás, a no respetar a nadie, así mismo, los funcionarios públicos que aplican la política de atole con el dedo, que no atienden al usuario, les gusta traerlos vuelta y vuelta, esa es una adicción cruel, como  la nefasta actitud de sentirse hecho a mano, o que la virgen les habla al oído  hay tantos adictos, como los lujuriosos que les encanta faltarle el respeto a las mujeres de todos tamaños de todos colores y edades, no pueden evitar el ser vulgares, barbajanes, groseros  y corrientes, hay que considerar a los adictos a la impuntualidad, como que los hace muy felices llegar tarde a todos lados, quedar mal con las citas, robarle el tiempo a los demás y justificarse con una bola de mentiras que ni al caso.- Se me poncho el carro.,- Me detuvo un agente de tránsito.- Me quede sin gasolina. Adictos al sufrimiento, a los dulces,  a la soledad…..Adictos a la mediocridad que empeñan su palabra en algo  que no cumplen, quien no tiene palabra, no tiene nada.-

Adictos a los trastornos alimenticios

Víctimas de la bulimia, la anorexia y la obesidad, como se sabe, la bulimia y la anorexia son similares. En el caso de la bulimia, quien la padece se da grandes atracones de comida (comiendo en exceso) y después trata de compensarlo con medidas drásticas, como por ejemplo el vómito inducido o ejercicio físico excesivo para evitar subir de peso, con el tiempo, esto puede resultar peligroso, física y emocionalmente, también puede provocar comportamientos compulsivos (es decir, comportamientos que son difíciles de evitar).Un diagnóstico de bulimia se da cuando alguien recurre a los atracones y a la purga de manera regular, al menos dos veces por semana, durante un par de meses. Estos atracones no son equiparables a situaciones como ir a una fiesta, comer cantidades excesivas de pizza y al día siguiente decidir ir al gimnasio y comer de forma más sana. Las personas bulímicas comen grandes cantidades de comida de golpe (generalmente comida chatarra) y suelen hacerlo a escondidas de los demás. Frecuentemente comen alimentos no cocidos o que aún están congelados, o sacan comida de la basura. Suelen sentir que no pueden dejar de comer y solo lo hacen cuando están demasiado llenos como para seguir comiendo. La mayoría de las personas que padecen bulimia luego recurren a los vómitos,  los laxantes o al ejercicio físico excesivo. Si bien la anorexia y la bulimia son muy similares, las personas anoréxicas suelen ser muy flacas y suelen tener un peso inferior al normal. Por el contrario, las personas que son bulímicas pueden tener un peso normal o estar un poco excedidas en su peso, mientras que la anoréxica, sufre por su imagen, sufre por el sobre peso y por ello, no come, mientras que el obeso, le importa un comino el peso, pero estos tres trastornos encierran toda una adicción y son enfermos emocionales, por desgracia los trastornos alimenticios, en su mayoría, atrapan a mujercitas que se hacen adictas a estas tendencias. https://www.youtube.com/watch?v=OHJwHV0arGg&t=709s ernestosalayandia@gmail.com

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

twelve − five =