Las conclusiones del segundo debate presidencial republicano en EE.UU.

Las conclusiones del segundo debate presidencial republicano en EE.UU.

Eric Bradner 

(CNN).– El segundo debate de las primarias presidenciales republicanas de 2024 terminó como empezó: con el expresidente Donald Trump —que aún no ha aparecido junto a sus rivales en el escenario— como favorito dominante del partido.

Los siete contendientes del Partido Republicano proporcionaron un puñado de momentos memorables en el enfrentamiento de este miércoles por la noche en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en California, incluyendo la exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley descargando lo que a menudo parecía la frustración contenida de todo el podio con el empresario Vivek Ramaswamy.

“Honestamente, cada vez que te oigo, me siento un poco más tonta por lo que dices”, le dijo en un momento dado.

Dos candidatos criticaron también la ausencia de Trump. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo que estaba “desaparecido en combate”. El exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie llamó al expresidente “Pato Donald” y dijo que “se esconde detrás de sus palos de golf” en lugar de defender su historial en el escenario.

El Partido Republicano también atacó al presidente Joe Biden. El senador de Carolina del Sur Tim Scott dijo que Biden, en lugar de unirse a la huelga del sindicato de trabajadores del sector automotor este martes en Michigan, debería estar en la frontera sur. El exvicepresidente Mike Pence dijo que Biden debería estar “en la cola del paro”. El gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, dijo que Biden estaba interfiriendo en los “mercados libres”.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, mira mientras la exgobernadora de Carolina del Sur y embajadora ante la ONU, Nikki Haley, estrecha la mano del gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, tras el segundo debate de las primarias presidenciales republicanas en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, California, el 27 de septiembre de 2023. (Crédito: Robyn BECK / AFP)

Sin embargo, lo que ocurrió en el debate, organizado por Fox Business Network y Univision, es poco probable que cambie la trayectoria de una carrera del GOP en la que Trump se ha mantenido dominante en las encuestas nacionales y de los primeros estados.

Y el cruce de declaraciones, a menudo desordenado y difícil de seguir, podría haber llevado a muchos espectadores a desconectarse por completo.

Estas son las conclusiones del segundo debate de las primarias del Partido Republicano.

Trump podría haber ido a lo seguro saltándose los debates y presentándose como candidato a las primarias del Partido Republicano de 2024.

Es difícil ver, sin embargo, cómo pagaría un precio significativo a los ojos de los votantes del partido por perderse el complicado compromiso de este miércoles por la noche.

Los rivales de Trump le dispararon. DeSantis le reprochó el gasto deficitario. Christie se burló de él durante los primeros momentos de la noche, llamándole “Pato Donald” por saltarse el debate y luego, en sus comentarios finales, dijo que expulsaría a Trump de la isla del Partido Republicano.

“Este tipo no sólo ha dividido a nuestro partido: ha dividido a familias de todo este país. Ha dividido a amigos en todo el país”, dijo Christie. “Necesita ser expulsado de la isla y necesita ser sacado de este proceso”.

Sin embargo, Trump escapó en gran medida a un serio escrutinio de sus cuatro años en el Despacho Oval por parte de un campo de rivales que cortejan a los votantes que tienen opiniones mayoritariamente positivas de su presidencia.

“El debate republicano de esta noche fue tan aburrido e intrascendente como el primero, y nada de lo que se dijo cambiará la dinámica de las primarias”, dijo en un comunicado Chris LaCivita, asesor principal de la campaña de Trump.

Vicegobernadora de Florida: la agenda de Biden ha traído crimen 6:31 Dos horas desordenadas

El segundo debate de las primarias del Partido Republicano estuvo plagado de interrupciones, conversaciones cruzadas y prolongadas disputas entre los candidatos y los moderadores por el tiempo de uso de la palabra.

Eso es difícil para los espectadores que tratan de entenderlo todo, pero aún peor para estos candidatos en su intento de destacar como alternativas viables al ausente Trump.

Para complicar aún más el asunto, algunos de los candidatos mejor situados en las encuestas después de Trump —DeSantis y Haley— estaban entre los menos dispuestos a sumergirse en el fango, especialmente durante la crucial primera hora. Los moderadores intentaron repetidamente despejar el camino al gobernador de Florida, al menos al principio. Pero estuvo prácticamente ausente del debate durante los primeros 15 minutos.

A Ramaswamy le fue algo mejor, hablando más alto —y más rápido— que la mayoría de sus rivales. Pero se atascó repetidamente cuando se vio atrapado entre sus propios argumentos y las críticas cruzadas de candidatos frustrados como Scott.

Es probable que se critique al grupo de moderadores por perder el control de la sala en la primera media hora, pero incluso un debate desordenado dice algo a los votantes sobre las personas que participan.

Siete aspirantes presidenciales se enfrentaron en el segundo debate de las primarias republicanas mientras el expresidente de Estados Unidos Donald Trump, que actualmente se enfrenta a acusaciones en cuatro lugares, declinó de nuevo participar. (Crédito: Justin Sullivan/Getty Images)

Paliza en Palmetto

Durante toda la noche, Scott pareció estar buscando pelea con alguien y finalmente la consiguió cuando puso la mira en su compatriota Haley, de Carolina del Sur.

Comenzó su línea de ataque —que Haley interrumpió con un “adelante”— acusándola de gastar US$ 50.000 en cortinas en un local subvencionado con US$ 15 millones durante su etapa como embajadora de EE.UU. ante las Naciones Unidas.

Lo que siguió fue un ir y venir de los dos republicanos sobre las cortinas. “Haz tus deberes, Tim, porque Obama compró esas cortinas”, dijo Haley, mientras Scott repetía: “¿Las devolviste? ¿Las devolviste?”. Haley respondió entonces: “¿Las devolviste? Tú eres el que trabaja en el Congreso”.

No fue el momento más enconado de la noche, pero estuvo a la altura. Las rencillas entre los dos nativos de Carolina del Sur parecían profundas, pero conviene recordar que hace una década, cuando Haley era gobernadora, nombró a Scott para el escaño del Senado que ocupa actualmente tras la dimisión del republicano Jim DeMint. Esa confianza en Scott parece haberse disuelto en esta carrera presidencial.

Los candidatos presidenciales republicanos (de izquierda a derecha), el gobernador de Dakota del Norte Doug Burgum, el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, la exembajadora ante la ONU Nikki Haley, el gobernador de Florida Ron DeSantis, Vivek Ramaswamy, el senador estadounidense Tim Scott (republicano por Carolina del Sur) y el exvicepresidente de Estados Unidos Mike Pence son presentados durante el debate de las primarias republicanas de FOX Business en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan el 27 de septiembre de 2023 en Simi Valley, California. (Crédito: Mario Tama/Getty Images)

La desigual actuación de DeSantis

Enfrentado a sus competidores republicanos por primera vez en serio, DeSantis tuvo una actuación desigual desde el centro del escenario, un lugar que es considerablemente menos seguro de lo que era en el primer debate republicano este año en Milwaukee.

A pesar de las reglas que permitían a los candidatos responder si eran invocadas, DeSantis dejó que Fox se deslizara a la pausa comercial cuando Pence pareció culpar al gobernador por la decisión de un jurado de conceder cadena perpetua, y no pena de muerte, al asesino en masa del tiroteo en la escuela secundaria de Parkland. (DeSantis se opuso a la decisión y defendió una ley que convirtió a Florida en el estado con el umbral más bajo para poner a alguien en el corredor de la muerte en adelante). Tampoco respondió cuando Pence acusó a DeSantis de inflar el presupuesto de Florida en un 30% durante su mandato.

Más tarde dejó que Scott tuviera la última palabra sobre los estándares curriculares de historia negra de Florida y luchó por defenderse cuando Haley —con precisión— señaló que tomó medidas para bloquear el fracking en Florida en su segundo día en el cargo.

Antes del primer debate en Milwaukee, un importante estratega de un super PAC pro-DeSantis dijo a los donantes que “el 79% de la gente esta noche va a ver el debate y lo apagará después de 19 minutos”.

Vicegobernadora de Florida: la agenda de Biden ha traído crimen 6:31

Según esa medida, el gobernador de Florida consiguió hablar por primera vez este miércoles por la noche justo a tiempo: a los 16 minutos del debate. Y cuando finalmente habló, continuó con los ataques más agudos contra el favorito del Partido Republicano que ha anticipado en las últimas semanas.

DeSantis equiparó la ausencia de Trump en California a la de Biden, de quien DeSantis dijo que estaba “completamente desaparecido en acción para el liderazgo” en la economía, culpándole de la inflación y la huelga de los trabajadores del automóvil.

“¿Y saben quién más está desaparecido en combate? Donald Trump está desaparecido en acción”, dijo DeSantis. “Debería estar en este escenario esta noche. Les debe a ustedes defender su historial”.

Pero DeSantis se abstuvo de seguir atacando a Trump, hasta una aparición posterior al debate en Fox News, en la que retó al expresidente a un cara a cara.

DeSantis terminó el debate con una nota fuerte. Tomó las riendas rechazando los intentos de la moderadora Dana Perino de que los candidatos votaran a uno de sus competidores “para que se fuera de la isla”. Terminó su noche rechazando enérgicamente una sugerencia de que la ventaja de Trump en las encuestas mantuvo su significado en septiembre.

“Las encuestas no eligen presidentes, los votantes eligen presidentes”, dijo, antes de señalar a Trump por el bajo rendimiento electoral de los republicanos en las últimas tres elecciones.

Pero como señaló previamente el estratega del super PAC: para entonces, ¿quién estaba mirando?

Preguntas difíciles sobre inmigración y votantes latinos

En los últimos minutos del debate, la copresentadora Ilia Calderón, de Univisión, preguntó a Pence cómo llegaría a aquellos votantes latinos que sentían que el Partido Republicano era hostil o no se preocupaba por ellos.

“Estoy increíblemente orgulloso de la ley de recorte de impuestos y reforma fiscal”, dijo, refiriéndose a la arrolladora ley fiscal de 2017 de los republicanos. También citó las bajas tasas de desempleo de los hispanoamericanos registradas durante la administración Trump-Pence.

Scott, ante la misma pregunta, dijo que era importante predicar con el ejemplo. “Mi jefa de gabinete es la única mujer hispana jefa de gabinete en el Senado”, dijo. “La contraté porque era la persona mejor y más cualificada que tenemos”.

Calderón centró gran parte de su tiempo en una serie de preguntas políticas que ponían de relieve el historial de los candidatos en materia de inmigración y violencia armada. En ocasiones, algunos de ellos tuvieron dificultades para responder directamente.

Preguntó a Pence si trabajaría con el Congreso para encontrar una solución permanente para las personas que fueron traídas ilegalmente al país cuando eran niños. La administración Trump-Pence puso fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que daba a esos jóvenes un estatus protegido. Ella repitió la pregunta después de que Pence centrara su respuesta en su trabajo para asegurar la frontera. Luego habló de su tiempo en el Congreso.

“Déjenme decirles, serví en el Congreso durante 12 años, aunque parecía más tiempo”, dijo. “Pero saben, algo que he hecho diferente a todos en este escenario es que realmente he asegurado la reforma en el Congreso”.

Los candidatos — y los moderadores— rehúyen hablar del aborto

Este miércoles por la noche, la primera pregunta sobre el aborto tardó más de 100 minutos en formularse.

Cinco minutos más tarde, la conversación había avanzado. El tema que más votos puede generar en las próximas elecciones tuvo menos tiempo que TikTok.

A nadie en el escenario pareció importarle.

Perino introdujo el tema preguntando a DeSantis si algunos republicanos tenían razón al preocuparse de que la reacción electoral a la prohibición del aborto —o la perspectiva de su aprobación— pudiera perjudicar al eventual candidato del Partido Republicano.

DeSantis, que firmó una prohibición de seis semanas en abril, desestimó esas preocupaciones, señalando su éxito en partes tradicionalmente liberales de Florida en su camino para ganar un segundo mandato en 2022. Luego arremetió contra Trump por llamar a las nuevas leyes “una cosa terrible y un terrible error”.

Christie tomó un camino similar, argumentando que sus dos mandatos como gobernador de Nueva Jersey, un estado tradicionalmente azul, demostraron que era posible que los líderes antiabortistas ganaran en un entorno favorable al derecho al aborto.

Y con eso, el “debate” sobre el aborto en Simi Valley terminó abruptamente. No hubo más preguntas ni intentos por parte del resto de candidatos de intervenir o unirse a la charla.

Los candidatos arremeten contra Ramaswamy

Algunos de los candidatos presentes en el escenario no querían que se repitiera el primer debate, en el que Ramaswamy consiguió destacar como un formidable polemista y showman.

Al principio del debate de este miércoles, Scott atacó al empresario tecnológico, diciendo que su historial empresarial incluía vínculos con el Partido Comunista Chino y dinero para Hunter Biden. Ramaswamy, visiblemente molesto, pasó de elogiar a todos los demás candidatos en el escenario a defender su historial empresarial. Pero Scott y Ramaswamy acabaron hablando por encima del otro.

Un poco más tarde, Pence comenzó una respuesta con un golpe a Ramaswamy, diciendo: “Me alegro de que Vivek se retirara de su acuerdo de negocios en China”. En otro momento, después de que Ramaswamy respondiera a una pregunta sobre su uso de TikTok, Haley saltó diciendo: “Cada vez que te oigo, me siento un poco más tonta por lo que dices” y luego continuó diciendo: “No podemos confiar en ti. No podemos confiar en ti”. Mientras Ramaswamy intentaba retomar su tono de unidad, se pudo oír a Scott intentando interrumpirle.

DeSantis y Pence eludieron las preguntas sobre sanidad mientras Haley se abalanza sobre ellos

A pesar de los esfuerzos de los moderadores por inmovilizarlos, DeSantis y Pence se esforzaron por responder cuando se les preguntó sobre sus respectivos historiales en materia de atención sanitaria.

Cuando se le preguntó sobre el fracaso de la administración Trump para poner fin a la Ley de Asistencia Asequible como había prometido, Pence optó por responder a una pregunta anterior sobre la violencia masiva con armas de fuego. Cuando Perino presionó a Pence una vez más para que explicara por qué el Obamacare sigue no sólo intacto sino popular, el exvicepresidente volvió a mostrarse reticente.

Stuart Varney, de Fox, presionó igualmente a DeSantis para que explicara por qué 2,5 millones de floridanos no tienen seguro médico.

DeSantis encontró un rival familiar para los republicanos en California: la inflación. Varney, sin embargo, dijo que eso no explicaba por qué Florida tiene una de las tasas de no asegurados más altas del país, a lo que DeSantis tuvo poca respuesta.

“Nuestro estado es un estado dinámico”, dijo DeSantis, antes de señalar el auge demográfico de Florida y el bajo nivel de prestaciones sociales que se ofrecen allí.

Haley, sin embargo, parecía dispuesta a debatir sobre la sanidad, abogando por la transparencia en los precios para disminuir el poder de las aseguradoras y los proveedores y por revisar las normas sobre juicios para que sea más difícil demandar a los médicos.

“¿Cómo podemos ser el mejor país del mundo y tener la sanidad más cara del mundo?”, dijo Haley.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 + eight =