La medida de Biden unifica familias

La medida de Biden unifica familias

Humberto Caspa – hcletters@yahoo.com

Cuántos de nosotros tenemos una persona que será beneficiada por la nueva orden presidencial que protege a personas indocumentadas que están casadas con un/a ciudadana/o de Estados Unidos.  Yo conozco a varias personas, pero una pareja en particular fue objeto de los avatares de la política migratoria que, por poco, desbarata su familia y deja desamparados a sus hijas.

No voy a dar nombres, pero la experiencia de estas personas habla mucho de la necesidad de tener una política que ampara a quienes respetan las leyes estadounidenses, a pesar de que hayan ingresado a territorio nacional en forma ilegal.

Fue hace 15 años atrás, cuando mi hija tomaba parte de un grupo cultural boliviano de danzas autóctonas, misma que brindaba acceso a personas de otros países que sentían alguna afinidad o gusto por las danzas andino-bolivianas.

Entre estas personas nos visitaba una señora estadounidense que tenía dos niñas preciosas, cuyo padre era un señor mexicano de nacionalidad que estaba viviendo en el sur de California por varios años, pero que todavía no tenía documentación migratoria regularizada.

La señora estadounidense se desempeñaba como gerente de un restaurante y el señor tenía su propio negocio.  Al ver que tenían una familia sólida, con trabajos estables y dos niñas que les llenaba de felicidad su hogar, la pareja decidió remitir sus documentos a las oficinas de migración para que el esposo pueda regularizar su estatus.

Los oficiales de migración, debido a que el esposo había ingresado en forma inapropiada a territorio nacional, le exigieron que voluntariamente vuelva a su país de origen para que, una vez estando allí, utilice las instituciones extranjeras de Estados Unidos para solicitar acceso legal, amparado por el matrimonio con su esposa estadounidense y sus dos niñas de nacionalidad estadounidenses.

Lamentablemente para esta familia, el papeleo burocrático en las oficinas migratorias se convirtió en una pesadilla viviente no solo por meses, sino años.  En el transcurso de ese tiempo, las dos niñas y la esposa a menudo viajaban a Tijuana para solo tener unas horas de visita con el padre y esposo.

La experiencia de esta familia las hay en todo el territorio nacional.  Sin embargo hoy gracias a la “orden ejecutiva” del presidente Joe Biden, muchas familias no van a tener que pasar años de separación.

Algunos críticos como el republicano Mike Johnson, jefe de la Cámara de Representantes, manifiestan que el presidente “está otorgando amnistía”.

Por el contrario, esta medida presidencial no hace más que regularizar a aquellas personas que tienen un hogar con niños/as y trabajos estables.  Esta medida no es política, sino vela por la fundación de la familia.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 + sixteen =