La maldición de tener un drogadicto en casa  

La maldición de tener un drogadicto en casa   

Por Ernesto Salayandía García

Mal de muchos, consuelo de tontos

Tenemos un palpable, crudo y muy serio problema de adicciones, somos una sociedad en decadencia, hundida en el impresionante mundo de alcohólicos, drogadictos y adictos a malos hábitos, a nefastas conductas toxicas, este índice alarmante causa muertes diarias por sobredosis, accidentes de tránsito, riñas y otros delitos, no existe un plan nacional de prevención de adicciones, el CONADIC, Consejo Nacional de lucha contra las adicciones es un elefante blanco, refugio de burócratas empedernidos con criterios enanos y equivocados respecto a la problemática que representan las enfermedades emocionales, en los estados y municipios del país, no hay atención profesional ni en prevención, mucho menos en rehabilitación para adictos, de igual surte, aparentan ser lo que no son, en México, no existe la rehabilitación, el proceso de internamiento de tres meses, es un rotundo fracaso, de cada diez internos,  nueve recaen, hay una enfermedad mental colectiva y un desconocimiento total de cómo atender a un paciente de sobredosis de heroína o cristal, no estamos preparados para tal magnitud.

Carrera infernal de un drogadicto

La enfermedad emocional, no es solo alcohol y drogas, atrapa al adicto, en promedio, desde los 9 años de edad, no distingue posición social, ni edad, la perra enfermedad es agresiva, destructiva, devastadora, agarra a todos por parejo, el niño, comienza alimentando su ansiedad fumando, la nicotina es muy prospera en ese sentido, de ahí, este niño, brinca al consumo de marihuana ligado con cerveza, muchos, se prenden de los inhalantes consumidos junto con marihuana, en este proceso las consecuencias físicas y mentales no se dejan esperar, el niño adicto entra en el abandono de sí mismo, cae en depresión, su piel es áspera y amarillenta, lo blanco de sus ojos, que se llama esclerótica, se torna café cenizo, le salen ojeras y manchas en su piel, y habla como en cara lenta. Su pensamiento y actitudes son neuróticas, es un ser intocable, irritable y sumamente agresivo, comienza a aislarse a vivir en sus pequeñas islas, cambia de amistades, así como su forma de  vestir y manera de camina hablar, una de las características en estos niños de secundaria y preparatoria, es que claudican a sus estudios, les dan la espalda al futuro y se convierten en vagos, dormilones y seres improductivos, en esa etapa, la escalera infernal tiene más escalones, de la marihuana, brincan a los fármacos, de los fármacos, al cristal, del cristal a la heroína y finalmente al fentanillo, sus días están llenos de conflictos con sus padres y hermanos, la familia comete muchos errores por desconocer las magnitud de la enfermedad, la mayoría creen que anexando a su adicto a un centro de rehabilitación, será la solución y no es así los anexos y las anexadas, son un rotundo fracaso, el adicto, demuestra una y mil, veces más que no quiere o no puede salir adelante.

Nacido para perder

El destino del niño adicto, será por demás triste, la mayoría no se permiten concluir sus estudios, a través de los años, el  adicto se distingue por sus nefatos patrones de conducta, malos hábitos, se torna, mitómano, perezoso conformista, neurótico, por supuesto, narcisista, es soberbio, no escucha ni de la oportunidad a que le marquen sus errores, es irresponsable, no dura en los empleos, se llena de conflictos y a todo  le pone pero, se justifica y devoran sus miedos, complejos, no logra establecer una buena relación de pareja, no cierra círculos, emocionalmente es un cero a la izquierda, su manera de ser y de pensar, es mediocre, por demás cuadrada, no acepta ayuda, se convierte en el hombre del mañana, sin palabra ni compromiso, ante los problemas, es un imán, el los atraer, le llegan solos, por supuesto, que no tiene paz, ni estabilidad emocional, sufre por su sentencia a sufrir y a morir a consecuencia de sus adicciones.

El adicto, un cero a la izquierda

Una gran mayoría, no estudia, no trabaja, ni contribuye en nada en su casa, es el emperador, todo gira en torno a él, quien es el que siembra incertidumbre, preocupaciones y angustias, en muchos casos, estos adictos roban sus propias casas, saquean los monederos y rompen las alcancías, mal venden, las joyas de la familia, aparatos electrodomésticos, ropa y lo que pueden a fin de satisfacer sus adicciones, se rodean con amigos igual de adictos, drogándose en las casas, mañana tarde y noche, algunos de ellos son internados por tres meses en centros de rehabilitación, pero salen peor y entre más pasan los años, más difícil es entrar la rehabilitación, todo ello, representa una triste realidad, los padres, la familia entera se llena de tristeza, frustración, decepción y culpa, las discusiones están al orden del día, incluso suben de tono, muchos marihuanos dan de patadas a su madre y retan a golpes al padre, ver para creer, solo quien ha vivido esta medición, puede dar testimonio de los terrible que es tener un drogadicto en casa.-

De la marihuana, brincan al cristal

La metanfetamina proviene de la anfetamina y tiene efectos psicoactivos mucho más potentes, es capaz de alterar al sistema nervioso central de manera aguda y esta situación se vuelve crónica si su uso es prolongado. El cristal es una variante de la metanfetamina y se le conoce por ese nombre debido a su aspecto de vidrio o piedras blanquiazules brillantes. En realidad se trata de un polvo blanco, cristalino, inodoro y soluble en agua o etanol. En algunos lugares se le conoce como vidrio, batú, cruz blanca, cristina, tina o speed y comúnmente se produce en laboratorios clandestinos. Anteriormente se fabricaba en laboratorios improvisados y caseros, sintetizando el cristal con productos altamente dañinos para la salud, tales como: ácido de baterías, limpiador para desagües, combustible para linternas y anticongelante para automóviles. En la actualidad se fabrica de una manera más pura, más potente y en laboratorios clandestinos con procesos de producción establecidos, muchas narco tienditas y laboratorios son protegidos por algunos policías municipales que conocen a fondo donde y quien fabrica esta droga mortal.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eighteen + 15 =