La importancia de Michigan en noviembre

La importancia de Michigan en noviembre

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

Una de las elecciones primarias que más se debe tener en cuenta es la del estado de Michigan.  No simplemente es uno de los estados “indecisos” (swing state), sino que su población étnico-nacional tiene alguna similitud con el grueso de la población votante del país.

Un análisis de los resultados de las primarias de Michigan nos permitirá entender algunas de las posibilidades de Joe Biden y de Donald Trump de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

Empecemos por las primarias republicanas.  En base al 94% del conteo de votos, Trump se adjudicó 68.2% del electorado de su partido político o 755.909 votos.  Por su parte, Nikki Haley obtuvo 26.5% o 294.334 votos; también hubo 58.667 o 5.3% que prefirieron a otros candidatos.

A primera vista, pareciera que a Trump le fue de maravillas en las primarias de Michigan.  Sin embargo, no todo es tan bueno.

Recordemos que la campaña política de Haley ha sido muy cuidadosa en dañar su relación con las bases trumpistas.  Es decir, raras veces criticó directamente el papel del expresidente en el golpe de Estado del 6 de enero de 2021; tampoco ha sido incisiva en el catastrófico liderazgo que ofreció durante la pandemia del Covid-19; y nunca dijo nada en contra de la protección de Trump hacia los grupos neonazis.

El objetivo de Haley fue buscar el apoyo de los llamados “Nunca por Trump” (never Trump) y posiblemente “robarse” algunos votos de las bases republicanas que están disconformes con Trump.  Llegado el momento, una parte de esos 294.334 votos posiblemente NO apoyen a Trump si es que es procesado jurídicamente y hallado culpable.

Por su parte, el presidente Joe Biden no tuvo problemas en obtener el apoyo de las poblaciones demócratas.  Empero, no todo es de color de rosas para el presidente.

En base al 95% del conteo de votos, Biden obtuvo 618.426 (81.1%), pero existen 101.100 votantes que están sumamente inconformes con su apoyo a Israel, especialmente por las trágicas muertes de civiles en la franja de Gaza.

Los inconformes con la política de Biden son mayormente jóvenes universitarios, muchos de los cuales son simpatizantes de la agenda palestina y exigen a Biden que cambie su postura de apoyo a Israel y busque una política de cese de fuego definitivo en la franja de Gaza.

Ahora bien, en el análisis final de Michigan podemos concluir lo siguiente.  Los simpatizantes de la causa palestina posiblemente no apoyen a Biden en noviembre, pero tampoco votarían por Trump.  Por el contrario, los “Nunca por Trump” que apoyaron a Haley reprueban totalmente a Trump y preferiblemente votarían por Biden en las elecciones presidenciales.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 × 4 =