Instinto de Trump

Instinto de Trump

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

Después de escribir páginas sobre la política, los problemas y las controversias de Donald Trump, he llegado a la conclusión de que no es una persona inteligente; es un individuo con conocimientos limitados y no se esmera en salir de ese claustro de mediocridad.

Lo triste es que Trump no pone de su parte para librarse de esa insignificancia intelectual.  No lee libros. Las personas que trabajaron con él en la Casa Blanca durante su presidencia manifestaron que utilizaba los programas de televisión como un elemento reproductor de conocimiento.

A pesar de todas esas características negativas, Trump es astuto, sagaz y toma decisiones en base a su instinto personal, los cuales muchas veces lo han llevado por el camino del fracaso.

Durante el proceso electoral de 2020, después de una pandemia catastrófica del Covid-19, su instinto le hizo razonar que las fuerzas de la oposición eran imparables, especialmente la candidatura de Joe Biden, a quien consideraba un enemigo “duro de roer”.

Trató de poner freno a la popularidad de Biden a través de una información maquinizada, presionando al presidente ucraniano Volodímir Selenski que creara una imagen corrupta del actual presidente.

A pocos meses de las elecciones de 2020, el instinto de Trump le condujo a entender que su derrota era inminente.  Entonces empezó a deslegitimar el proceso electoral para tener un argumento que le permitiera justificar su capitulación en las ánforas y convertirla en una victoria.  Su ceguedad y su insuficiencia de entender la realidad de las cosas, le condujo no solamente a tramar, sino también a dirigir un golpe contra el Estado.

Hoy, el instinto de Trump le ha conllevado a entender que su regreso a la Casa Blanca es improbable.  Empero, ya está tramando argumentos de victoria a pesar de tener cuatro procesos penales.   Recordemos que ya perdió dos demandas civiles en dos cortes diferentes de New York, las cuales le sancionaron con mas 500 millones de dólares.

En este momento, la Corte Suprema de Justicia tiene dos casos que determinaran su futuro.  El primero (caso de Colorado) está relacionado con su capacidad de participar legalmente en el proceso electoral como candidato político y el segundo es sobre una supuesta inmunidad por ser expresidente (caso de atentar contra un proceso de transferencia de Poder).

Lo más probable es que los magistrados de la Corte le den la razón en el primero, pero no en el segundo.  Entonces, el fiscal John Smith tendrá luz verde para procesarlo y un jurado de Washington de condenarlo culpable.

Al final, al igual como sucedió con el sistema electoral, Trump tratará de echarle culpa al sistema jurídico por su desgracia.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

one × 2 =