Hablamos de sexo y oscuros deseos con Maite Perroni

Hablamos de sexo y oscuros deseos con Maite Perroni

Olvidémonos de Lupita de Rebelde, el nuevo personaje de Maite nos hará sepultar a esa dulce niña inocente de las telenovelas juveniles de Televisa, para dar paso a una actriz completa que puede interpretar todo tipo de personajes.
La actriz y cantante llegó a la producción de Argos después de hacer casting y en ella comparte créditos —y escenas de cama—con Alex Speitzer, cuyo personaje es 15 años menor y con quien vivirá apasionados encuentros.
Según esta trama tienes una hija universitaria, ¿cómo fue pasar a interpretar papeles más maduros?
Creo que son procesos interesantes que nos permiten ponernos en los lugares de los demás porque, de pronto, hago papeles mayores a mi edad, como aquí, que tengo 40.
¿Qué queda de Lupita, tu personaje en Rebelde?
Queda que fue el inicio y el punto de partida de una carrera que me ha hecho muy feliz. Fue el mejor regalo que pude tener a mis 20 años, pero a partir de ahí se fueron dando otros proyectos que han llevado a hacer este tipo de cosas. De ella aprendí mucho.
¿Es este tu personaje más adulto y sexual hasta ahora?
Creo que sí, es el más adulto. No quiero comparar porque cada proyecto tiene su personalidad, pero en este caso, más allá de exponer la sexualidad de Alma, mi personaje, es dar vida a una mujer que tiene estructura, pensamiento y un discurso que habla de los derechos de la mujer y además es catedrática, pero que finalmente termina enredada en sus propias palabras al actuar bajo un instinto tan básico como es el deseo sexual. En la estructura de mi personaje el pecado no es el sexo, sino su propio discurso y las incongruencias de sus actos que van generando enredos cada vez más complejos.
¿En qué se parece Alma, tu personaje, a Maite Perroni?
En que soy una mujer que ha vivido su vida a plenitud y que se ha dado la oportunidad de sentir, de tomar decisiones, arriesgarse y conocerse. Puedo entender a Alma al permitirse experimentar y darse permiso de sentir gozo y decir: “Tengo culpa de no sentir culpa”.
¿Qué te dijo Koko, tu pareja, cuando vio las escenas de cama?
Desde un principio sabía lo que implicaba este proyecto y mi personaje. Lo que puedo decirte es que ha habido una gran complicidad y un acompañamiento por parte de él que me ha hecho sentir agradecida en ese sentido. Él es productor y director de su primer película, ama el cine y las series, así que sabe de qué se trata.
¿Cómo fue verte a ti misma en escenas como esas?Tampoco es la primera vez que hago algo así porque hace un año estrenamos El juego de las llaves. Es importante la complicidad y el respeto entre compañeros, porque finalmente es un momento vulnerable porque aunque sea ficción, estás compartiendo con otra persona.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published.

four × 4 =