Ganadores y perdedores de la visita de Hur al Congreso

Ganadores y perdedores de la visita de Hur al Congreso

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

El fiscal especial Robert K. Hur se presentó al frente de los congresistas de la Cámara Baja como hijo de migrantes coreanos.  Su “padres”, de pequeños, sufrieron las inclemencias de la guerra de Corea.  Su padre, en medio de una pobreza extrema, fue rescatado y alimentado por soldados estadounidenses y su madre se escapó de Corea del Norte y se refugió en Corea del Sur.  Una vez establecido una familia, sus padres decidieron migrar a Estados Unidos en busca del “sueño americano”.

“La vida de mis padres y la mía hubiesen sido muy diferentes de no haber sido por este país”, manifestó.

De joven, Hur siempre fue un joven disciplinado y muy estudioso.  Obtuvo el título de licenciatura en literatura con menciones honoríficas de la Universidad de Harvard y luego ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de Stanford.

Ya estando el frente de los representantes del Congreso, Hur fue acosado por los dos bandos políticos.  Su informe sobre la retención de documentos secretos del presidente Biden no había convencido ni a demócratas ni a republicanos.

Por una parte, los demócratas lo criticaron por el lenguaje “peyorativo” que había utilizado en el informe para describir la falta de coherencia del presidente Biden

El representante demócrata de Georgia, Hank Johanson, lo acusó de estar propiciando elementos especulativos en contra de Biden, los cuales claramente benefician las aspiraciones de la bancada republicana.  Por su parte Adam Shiff, quien aspira a tomar el puesto que dejó Diane Feinstein en el Senado, dijo que “no tenía por qué utilizar un lenguaje tendencioso”.

De la misma manera, a los republicanos no les cabía en la cabeza que Hur, a pesar de encontrar supuestas pruebas claras de retención de documentación, no levantó cargos contra Biden.   El representante republicano Tom Tiffany de Wisconsin dijo que la fiscalía utilizaba dos estándares de la ley para juzgar al ex presidente Trump y al presidente Biden.  Al primero lo imputaron y al segundo no.

A los republicanos les hubiese gustado que el tema de la vejez de Biden tuviera mayor repercusión en la sociedad norteamericana.  No fue así.  El mismo Biden se encargó de aniquilar esa debilidad en el informe del Estado de la Unión, en donde se mostró vigoroso, claro, coherente y con mucha energía.  No se vio nada de ese supuesto “viejito olvidadizo”.

Así, el fiscal especial salió airoso en su visita al Congreso.  Los demócratas, por lo menos, pusieron en el nicho la edad de Biden y utilizaron el momento a comparar a Trump con líderes más tiranos del planeta.  Creo que los republicanos salieron perdiendo.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

16 + eight =