Francisco Márquez, el primer voluntario en México en vacunarse contra Covid-19

Francisco Márquez, el primer voluntario en México en vacunarse contra Covid-19

Este miércoles inició en Aguascalientes la aplicación experimental de la vacuna Ad5-nCov, fabricada por la empresa china CanSino Biologics, para combatir el Covid-19, y fue el epidemiólogo Francisco Márquez Díaz, el primer voluntario en recibir la dosis.

Además de Márquez Díaz, otros dos voluntarios del sexo masculino, que también aprobaron el proceso de selección, recibieron la aplicación de la vacuna.

La farmacéutica china puso en marcha la Fase 3 en Aguascalientes, Coahuila, Michoacán, Nuevo León y Ciudad de México.

Se tiene previsto que al menos mil habitantes de la entidad participen en esta prueba, 200 de ellos en una primera etapa durante las primeras dos semanas y el resto de ellos antes de concluir el presente año.

La convocatoria a los voluntarios se realiza a través de las redes sociales del Centro de Investigación Médica Aguascalientes, perteneciente a la Red Osma de Investigación Científica, única autorizada por la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana para llevar a cabo esta experimentación en nuestro país.

Salvador Pérez Jaime, responsable de la Fase 3 experimental de la vacuna Ad5-nCov en la entidad, explica que, hasta el momento se tienen más de 250 voluntarios inscritos, de quienes se valora cumplan con las condiciones físicas y médicas requeridas, así como que firmen, por voluntad y frente a dos testigos, una carta responsiva.

No existe remuneración ni compensación económica alguna para los participantes, no obstante, la empresa farmacéutica proporciona un seguro de vida a los participantes en caso de fallecimiento directo derivado directamente del biológico. También se cuenta con especialistas que se mantendrán pendientes para atender cualquier reacción adversa.

Las primeras vacunas experimentales se aplican solamente en el Centro de Investigación Médica Aguascalientes, a quienes acudan de manera voluntaria, tengan más de 18 años y que no hayan padecido Covid-19 anteriormente.

En el caso de mujeres, no deben estar embarazadas o en periodo de lactancia.

Cabe destacar que ni el ISSEA, IMSS, ISSSTE o alguna otra dependencia médica, local o federal, participan de la fase experimental.

Una vez aplicada la dosis correspondiente, se mantendrá en monitoreo continuo de hasta un año a los pacientes inoculados, para verificar si presentan daño neurológico o alguna otra reacción adversa, así como si enferman del Covid-19.

“Con esta investigación estamos muy cerca de que el próximo año la vacuna pueda estar disponible para el público. Hay cinco o seis vacunas en la fase III, se van a hacer cortes conforme se vaya avanzando para determinar cuál es la que brinda mayor protección y se tomará la determinación de si en tres, seis o doce meses se podrá iniciar con su aplicación masiva”, finalizó Pérez Jaime.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

20 + seventeen =