Estudio encuentra que incluso los casos leves de covid-19 producen cambios en el cerebro

Estudio encuentra que incluso los casos leves de covid-19 producen cambios en el cerebro

Nadia Kounang

(CNN) — Los pacientes que padecen incluso un caso leve de covid-19 pueden experimentar un envejecimiento acelerado del cerebro y otros cambios, según un nuevo estudio.
El estudio, publicado este lunes en la revista académica Nature, se considera el mayor de su clase. Descubrió que los cerebros de quienes padecieron covid-19 presentaban una mayor pérdida de materia gris y anormalidades en el tejido cerebral en comparación con los que no tuvieron la enfermedad. Muchos de esos cambios se producían en la zona del cerebro relacionada con el sentido del olfato.

“Nos sorprendió bastante ver diferencias claras en el cerebro incluso con una infección leve”, dijo a CNN en un correo electrónico la autora principal del estudio, Gwenaëlle Douaud, profesora asociada de neurociencias en la Universidad de Oxford.

Douaud y sus colegas evaluaron las imágenes cerebrales de 401 individuos que tuvieron covid-19 entre marzo de 2020 y abril de 2021, tanto antes de la infección como una media de 4,5 meses después de la misma. Compararon los resultados con las imágenes cerebrales de 384 individuos no infectados similares en edad, nivel socioeconómico y factores de riesgo como la presión arterial y la obesidad. De los 401 individuos infectados, 15 pacientes habían sido hospitalizados.

Los 785 participantes tenían edades comprendidas entre los 51 y los 81 años y formaban parte del Biobanco del Reino Unido, una base de datos sanitaria gubernamental de 500.000 participantes británicos iniciada en 2012.

Douaud explicó que es normal que las personas pierdan entre un 0,2% y un 0,3% de materia gris cada año en las áreas del cerebro relacionadas con la memoria a medida que envejecen, pero en la evaluación del estudio, los pacientes que habían sido infectados por el coronavirus perdieron entre un 0,2% y un 2% adicional de tejido en comparación con los que no habían sido infectados.

Además de las imágenes, también se evaluó la función ejecutiva y cognitiva de los participantes mediante el Trail Making Test, una herramienta utilizada para ayudar a detectar las deficiencias cognitivas asociadas a la demencia y que pone a prueba la velocidad de procesamiento y la función cerebral de una persona. Los autores descubrieron que los que tenían una mayor pérdida de tejido cerebral también obtuvieron los peores resultados en este examen.

Aunque las áreas del cerebro más afectadas parecen estar relacionadas con el sistema olfativo, Douaud dijo que no estaba claro por qué era así.

“Dado que los cambios anormales que observamos en los cerebros de los participantes infectados podrían estar relacionados en parte con su pérdida de olfato, es posible que su recuperación lleve a que estas anomalías cerebrales sean menos marcadas con el tiempo. Del mismo modo, es probable que los efectos nocivos del virus (ya sean directos o indirectos a través de reacciones inflamatorias o inmunitarias) disminuyan con el tiempo tras la infección. La mejor manera de averiguarlo sería volver a escanear a estos participantes dentro de uno o dos años”, dijo.

Douaud añadió que los investigadores prevén volver a tomar imágenes y realizar pruebas a los participantes en uno o dos años.

El mayor impacto de los cambios cerebrales

Y aunque el estudio encuentra cierta relación entre la infección y la función cerebral, aún no está claro por qué. Estudios anteriores demostraron que las personas con una pérdida significativa y repetida del olfato también tienen una pérdida asociada de materia gris. Sin embargo, este estudio no evaluó si los pacientes experimentaron realmente la pérdida de olfato.

Los autores advirtieron que los hallazgos eran solo de un momento en el tiempo, pero señalaron que “plantean la posibilidad de que las consecuencias a largo plazo de la infección por SARS-CoV-2 puedan contribuir con el tiempo a la enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia”.

Aunque los hallazgos eran notables, no eran suficientes para causar alarma, dijo el Dr. Richard Isaacson, neurólogo y director del Centro de Salud Cerebral de la Universidad Atlántica de Florida. Isaacson no participó en el estudio.

El médico dijo que los hallazgos del estudio eran notables para los clínicos, pero añadió que el impacto general en los individuos era difícil de determinar y podría ser pequeño. “Es realmente difícil saber el impacto clínico a largo plazo y el impacto en la calidad de vida en una situación como ésta”, aseguró.

“El cerebro puede verse afectado por otros mecanismos, como cambios inmunológicos, inflamatorios, vasculares o psicológicos/de comportamiento, pero no por una infección directa”, dijo el Dr. Alan Carson, profesor de neuropsiquiatría del Centro de Ciencias Clínicas del Cerebro de la Universidad de Edimburgo, que no participó en el estudio.

“Lo que este estudio muestra casi con seguridad es el impacto, en términos de cambios neuronales”, dijo. “Pero no creo que nos ayude a comprender los mecanismos que sustentan el cambio cognitivo tras una infección por covid”.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

14 − 13 =