Espíritu monopolizador de Facebook

Espíritu monopolizador de Facebook

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

Francés Hagen, ex gerente de productos de Facebook, mantuvo al borde de la silla a la mayoría de los senadores que estuvieron presentes en el testimonio que presentó contra el manejo indebido de las redes sociales de Instagram, Tweeter, YouTube y Facebook.  Sus palabras fueron un balde de agua fría para Mark Zuckerberg.

“He visto un montón de redes sociales, pero Facebook es sustancialmente lo peor”, afirmó Hagen.  Como si estuviera tratando de implorar una legislación que limitara el poderío de Facebook, Hagen condenó a esta plataforma como una empresa que “está destrozando la sociedad”.

Evidentemente, Facebook se ha convertido en un mecanismo intrusivo de la vida privada no solo de la población estadounidense, sino también de todas las personas alrededor del mundo.

En su testimonio, Hagen aseveró que Facebook tiene investigaciones internas de uno de sus satélites, Instagram, las cuales reproducen efectos sombríos en torno al comportamiento de los adolescentes.  En muchos casos, la utilización de esta plataforma ha conllevado al debilitamiento de la autoestima de los jóvenes, así como también ha producido depresión y aumentado las probabilidades de suicidio.

Por otra parte, la red social de Facebook, desde hace varios años, se ha convertido en un mecanismo degenerado que posibilita el robo de identidad, el bullying, el acoso constante de personas desconocidas, quienes ingresan a cuentas de los usuarios para violar la privacidad de sus informaciones.

Asimismo, Facebook, manifestó Hagen, se ha convertido en un problema de seguridad para Estados Unidos.  Existen grupos y personas de otros países que utilizan mecanismos que les proporcionan estas redes sociales para cometer actos de espionaje que podrían, en un futuro inmediato, ocasionar graves problemas a la seguridad del Estado.

A pesar de que los dirigentes de Facebook saben sobre la inseguridad que produce esta empresa, hacen muy poco –o nada— para controlar el abuso indebido de algunos usuarios.  Hagen agregó enfáticamente, “Facebook no tiene capacidad [recursos profesionales y técnicos] para eliminar estos males”.

Finalmente, el testimonio de Hagen produjo unidad en Senado.  Por primera vez en muchos años, representantes demócratas y republicanos de la cámara alta coincidieron, por lo menos de manera tácita, que es necesario la creación de normas que regulen las redes sociales.

La actitud de los representantes del Senado es un tanto tardía.  Zuckerberg ejemplifica el empresario desmedido, insaciable y capitalista monopolizador.  Después del éxito económico de Facebook, se ocupó en destrozar o comparar a sus enemigos para anular la competición.

Hoy, Facebook es un verdadero monopolio y requiere ser divido en partes.  Instagram, Youtube y Tweeter, deben ser independientes, tal como iniciaron antes de ser comprados por Facebook.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two + 10 =