El proyecto económico de Milei

El proyecto económico de Milei

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

Javier Milei ha sido elegido como próximo presidente de Argentina y una gran parte de la población de este país tiembla por los posibles arrebatos que le pueda dar una vez que llegue al gobierno.

La formula política con el que logró vencer al candidato del peronismo, Sergio Massa, no es nueva, ni mucho menos es un proyecto político que destacó en la historia por crear desarrollo económico sostenido.

Por el contrario, este tipo de políticas económicas generó la Gran Depresión, cuya repercusión en el plano político logró el ascenso de líderes siniestros en Europa.

Milei tiene como proyecto inicial debilitar el poder del Estado en la economía.   ¿Qué quiere decir?  Al igual que el padre de la economía moderna, Adam Smith, el presidente electo argentino siente que el gobierno del Estado debería ocuparse en solo garantizar las transacciones económicas de los actores en el mercado.

Es decir, no debería existir ningún tipo de regulación que promueva ventajas económicas para el Estado a través de la imposición de gravámenes sobre los actores económicos.

Por otra parte, Milei cree que el mercado debería ser quien regule o condicione los precios de los productos y los servicios.  A esto Adam Smith le llamó “la mano invisible del mercado”.

En el papel, estas dos premisas funcionan y encajan como “anillo al dedo”.  Sin embargo, dado que la existencia humana, especialmente la esencia del individuo, tiende a inclinarse hacia su parte egoísta, existe la gran posibilidad de que los que tienen más poder económico –los empresarios más ricos—crean competencia desleal en el mercado.

Durante un periodo de más de 50 años, los gobiernos europeos y de Estados Unidos cedieron al poder de las entidades económicas, mismas que crearon oligopolios y más tarde prácticamente monopolizaron el mercado, dando como resultado la caída de la Bolsa de Valores de New York en 1929.

Otra de las políticas que Milei pretende realizar es dolarizar la economía argentina y, en consecuencia, deshacerse del Banco Central.  Este proyecto tampoco es nuevo.  Ecuador tiene una economía dolarizada.

Al dolarizar la economía, el gobierno desiste “voluntariamente” de uno de los grandes recursos para restablecer la calma en momentos de crisis: devaluar la moneda.  Milei ya no tendría ese recurso debido a que a los dólares los crea la FED estadounidense y son ellos quienes tienen el poder de reducir o aumentar el “peso” de su moneda.

Así, Milei cree que todo lo que se aprende en la universidad como teoría podría ser aplicable en la vida real.  Como él nunca ha tenido un puesto político en el gobierno, su mayor pecado será no tener esa experiencia.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

fifteen − thirteen =