El asesinato de Gisela Gaytán: una candidata sin custodia y a merced de los sicarios

El asesinato de Gisela Gaytán: una candidata sin custodia y a merced de los sicarios

Una reconstrucción de las últimas horas de la aspirante a la alcaldía de Celaya revela un recorrido improvisado en una comunidad donde, en el pasado, había realizado trabajo social. “No tenía miedo”, aseguran sus allegados

“Gisela no tenía miedo, por el contrario, estaba súper feliz por la respuesta de la gente, había confianza”, afirma Raúl González Meza, coordinador territorial municipal de Gisela Gaytán, aspirante por Morena a la alcaldía de Celaya, Guanajuato, quien fue asesinada a tiros este lunes en su primer día de campaña. A horas de la tragedia y aún sin avances en las investigaciones que segaron la vida de la abogada de 37 años, su asesor territorial niega que haya existido algún indicio de un ataque de tal magnitud. “A mí en lo personal nunca me habló de amenazas”, recuerda a EL PAÍS.

Abogada, exmilitante del PRI y con una maestría en Justicia Administrativa, Gaytán enfiló siempre sus esfuerzos a la política. Ella había ayudado años atrás a González Meza en una precandidatura a la diputación federal por Morena. Aunque El Profe no llegó a las listas, les permitió hacer una dupla de trabajo que ella intentó replicar en esta ocasión para contender a la alcaldía de Celaya. Como pieza clave de su equipo, González Meza acompañó a la candidata al inicio del fatídico día, tanto en el recorrido para visitar a vendedores del Mercado Morelos como en la conferencia de prensa que dio al pie de la Bola de Agua, ícono de la ciudad.

Al filo de las 14.00 horas sus caminos se separaron porque él había quedado en reunirse con dos mandatarios locales y ella debía irse rumbo a la comunidad de San Miguel Octopan. González Meza pudo reconstruir los últimos momentos de la candidata gracias a sus compañeros de partido. “Ella iba a ver a dos personas líderes de la comunidad y antes de llegar a esas casas, como a 100 o 150 metros, dijo ‘vamos a recorrer esta calle’. Porque había gente y la querían saludar. Ese fue el motivo por el que ella se detuvo. Fue una decisión de ella y nadie pensó lo que iba a suceder. El hecho de pararse a saludar personas lo hacía comúnmente y nunca pensaba que le fuese a pasar algo”, relata.

El coordinador territorial recuerda que horas antes del asesinato, en el céntrico mercado Hidalgo, había unos tres o cuatro elementos municipales vigilando el recorrido. Los agentes ya no la acompañaron ni en la conferencia de prensa ni a San Miguel Octopan. González Meza asegura que ni la candidata ni alguien de su equipo preveía un ataque de esta magnitud. Si acaso, en las reuniones previas al arranque de campaña, se habló sobre una estrategia menor para evitar un conflicto con algún seguidor de la oposición. En ese caso sería el propio grupo de 20 a 30 simpatizantes de Gaytán quienes salvaguardarían su integridad.

El coordinador recibió la fatídica noticia de la muerte de Amy, como le decía con cariño, alrededor de las 18.30. Incrédulo, repitió una y otra vez a la voz al otro lado del móvil si podían llamar a una ambulancia. Pero la respuesta del otro lado fue certera: Gaytán murió tras ser baleada en plena calle, ante el horror de todos. San Miguel Octopan era de las comunidades que más conocía Gaytán debido al arraigo del partido oficialista en esa comunidad. Esa fue una de las razones por los que la candidata eligió este lugar como punto de partida.

El ambiente festivo, de confianza y con un nulo cerco de seguridad con el que Gaytán emprendió su campaña electoral lo confirman los periodistas que acompañaron a la candidata ese fatídico lunes. “En el mercado se le veía segura, entusiasta, amable, cálida”, cuenta el periodista local del medio AM Jesús Patiño. Él fue el que preguntó a la aspirante si había pedido seguridad para su campaña. Ella respondió que se había solicitado a través de la plataforma de Morena en Guanajuato. Gaytán esperaba una confirmación el mismo día que murió: “Vamos a ver si hoy nos tienen alguna respuesta”.

La aspiración de Gaytán estaba acompañada de una intensa presencia en redes sociales. Tan solo 20 minutos antes de su muerte, el equipo ya había subido las fotos de la política charlando con simpatizantes en el mercado. “Era una candidata fuerte. La segunda con más opciones en el municipio de Celaya, de acuerdo con las encuestas. El que las encabeza es el actual alcalde, ahora ya candidato, Javier Mendoza. Ella estaba en segunda posición por su popularidad como trabajadora social”, refiere el periodista Víctor Gómez. Una mujer que se promocionaba en la página web de su candidatura como “aficionada al fútbol” y “runner de corazón”.

Para el equipo de Morena la muerte de Gaytán ha sido un mazazo del que tendrán que sobreponerse. Sin embargo, González Meza afirma que no tirarán la toalla. Asegura que tendrán más ahínco para resguardar sus proyectos y su legado: “Gisela en este momento ya se convirtió en una mártir, porque aquí no es tan fácil que alguien acepte una candidatura y ella tuvo el valor, tuvo la fuerza de decir ‘yo voy”.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

4 × 1 =