El amparo contra la UNAM que no ayuda en nada a la imagen de la ministra Yasmin Esquivel

El amparo contra la UNAM que no ayuda en nada a la imagen de la ministra Yasmin Esquivel

Enrique Pérez Quintana

En el contexto del cambio en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el pasado mes de diciembre, el escritor y académico Guillermo Sheridan publicó en el sitio web Latinus, un video divulgado en el que la ministra Yasmin Esquivel Mossa se declaró lista para asumir la presidencia de la SCJN. Señaló: “En el tema de la corrupción debemos ser implacables. Un aspecto que tenemos, que es muy fuerte y relevante para combatir la corrupción, es la denuncia” y solicitó a los ciudadanos denunciar la corrupción.

Guillermo Sheridan aceptó la invitación de la ministra. Procedo “a denunciar un acto de corrupción cometido por la pasante Yasmín Esquivel Mossa.

“Ese acto consiste en que la tesis para obtener la licenciatura en derecho que la pasante Yasmín Esquivel Mossa defendió en la Escuela Nacional de Estudios Profesionales (ENEP) Aragón de la UNAM, en septiembre de 1987, titulada Inoperancia de los sindicatos en los trabajadores de confianza del Artículo 123 Apartado A es plagio de una tesis previa, la titulada Inoperancia del sindicato de los trabajadores de confianza del Artículo 123 Constitucional Apartado “A”, que en julio de 1986, defendió el Lic. Edgar Ulises Báez Gutiérrez en la Facultad de Derecho de la UNAM.” (Latinus, 21 de diciembre de 2022)

A partir de ese día se desató la polémica sobre la honorabilidad de la ministra Yasmín Esquivel. El presidente López Obrador señaló que detrás de quienes la acusaban había intereses políticos. Con la intención de justificarla, comentó: “Yo en este caso no soy objetivo del todo porque considero que cualquier error, anomalía, cometida por la ministra Yasmín cuando fue estudiante, cuando presentó su tesis de licenciatura, es infinitamente menor al daño que han ocasionado a México Krauze y el señor que hace la denuncia, Sheridan, esos le han hecho mucho daño a México”.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) está en el centro de la controversia. En una revisión inicial las autoridades de la Facultad de Estudios Superiores de Aragón, dictaminaron que la tesis de Yasmín Esquivel (1987) es una “copia sustancial” de la que presentó un año antes el estudiante Édgar Ulises Báez (1986). La asesora de tesis, Martha Rodríguez fue suspendida y despedida de la institución.

Desde la mañanera López Obrador presionó a las autoridades de la UNAM. El Rector Enrique Graue manifestó que la Universidad no dictaminaría el caso de manera precipitada ni bajo presión. Para afrontar la controversia, convocó al Consejo Universitario, en donde se determinó que su Comité de Ética convocaría a los involucrados y los invitaría a presentar las pruebas que validaran su posición.

Desde que se reveló el presunto plagio de su tesis, la ministra Yasmín Esquivel lo ha negado, afirmó que su trabajo lo inició en 1985 y manifestó que ella fue la plagiada, versión que, después de algunas semanas, fue avalada por la asesora de tesis y por el otro autor, Edgar Báez, que reconoció, ante notario público, que tomó algunas referencias de la tesis de Esquivel Mossa y con esto se convirtió en el plagiario.

La duda sobre la honorabilidad de la ministra Yasmín Esquivel se mantiene en los medios de comunicación, algunos actores políticos solicitan su renuncia. Los otros ministros no se han pronunciado públicamente al respecto, aunque existen versiones en el sentido de que consideran que el prestigio de la SCJN está en riesgo, hasta que el caso se resuelva, en definitiva.

El último episodio se refiere al amparo que solicitó la ministra Esquivel y le fue otorgado, el 16 de febrero, por la jueza Quinta de Distrito en Materia Administrativa por el que se pide revisar “los lineamientos por los que fue integrado el Comité de Ética” de la UNAM e impone una suspensión provisional para que la comunidad universitaria tenga prohibido hablar del plagio de tesis de la ministra Yasmín Esquivel hasta que se determine la resolución definitiva.

La UNAM se pronunció sobre el amparo. “Esta casa de estudios es respetuosa de la ley y acatará lo estipulado en el acuerdo de suspensión provisional referido.

La UNAM lamenta y no puede estar de acuerdo con el mandato judicial que busca silenciarla, coartando su libertad y el derecho a la información de los universitarios y de la sociedad”.

El amparo concedido a la ministra Yasmín Esquivel, puede ser interpretado como un error político por cuestionar los lineamientos para la integración del Comité de Ética, al que se agrega un agravio para la Universidad, cuando le prohíbe hablar del plagio.

Con el amparo establece un ambiente adverso ante los responsables de dictaminar si incurrió en una falta de ética o no. Equivale a tirar a la basura la presunción de inocencia que le otorga la ley. Al asumir esta forma de defensa, implícitamente reconoce la falta que se le imputa, como dicen los abogados, “A confesión de parte relevo de pruebas”.

El dictamen del Comité de Ética de la UNAM se pronunciará en breve, cualquiera que sea, la cosecha para la ministra será la duda sobre sus valores éticos, esa mancha no la van a poder lavar en la mañanera. La frase que la va a perseguir dice: “Quién compra tesis, vende sentencias”.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × 3 =