Efecto de la droga en la economía latinoamericana

Efecto de la droga en la economía latinoamericana

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

El asalto de una televisora nacional en Guayaquil, Ecuador, por carteles de la droga es un problema social que afecta a muchos centros urbanos de América Latina.  Los diversos gobiernos de la región –de derecha o izquierda— han sido inefectivos en contrarrestar la fuerza brutal del crimen organizado y no han encontrado una respuesta precisa.

Es que el problema de los carteles, no es enteramente de la droga, sino que existe un elemento económico que, pocas veces, los noticieros de televisión y los mismos gobiernos no han sabido encarar con objetividad.

En 1982, la región latinoamericana entró en una crisis económica profunda a raíz de la llamada Deuda Externa.  México fue el primero en pedir auxilio y oficialmente se declaró en “banca rota” debido a que sus ingresos no tenían capacidad ni siquiera de pagar los intereses de sus adeudos a la banca privada internacional.

Desde México, la crisis se dispersó hacia el sur.  Los gobiernos de Brasil, Argentina, Perú, Bolivia, al igual que México, encontraron en el Fondo Monetario Internacional y en el gobierno norteamericano una respuesta real (rescate financiero) a la crisis, pero con repercusiones negativas a largo plazo.

Colombia fue uno de los pocos países que no fue afectado por la crisis de la deuda.  Por el contrario, durante la década de 1980, cuando las economías de los países latinoamericanos se estancaron, la economía colombiana creció.

Los capitales de la droga de los carteles de Medellín y de Cali habían hecho mella en la economía colombiana durante ese periodo.   Estos dineros agilizaron la economía, pero también fueron nocivos para la sociedad y el gobierno.

Colombia entró en una crisis social con cientos de muertos en una guerra no declarada entre el ejército y el cartel de Medellín.

Este fenómeno que agobió a los colombianos, hoy ha mermado a la sociedad mexicana.  El gobierno de Andrés Manuel López Obrador no pone la mano fuerte contra el narcotráfico porque sabe que los dividendos que entran libremente por la frontera norte, a pesar de que traen muerte, también proveen de ímpetu económico.

Adicionalmente, un enfrentamiento con los carteles produciría una crisis político-social que afectaría la contienda electoral de este año.

Algo similar está pasando en Guayaquil, Ecuador, ciudad que los carteles están utilizando como centro distribución de su mercancía.

El actual gobierno de Daniel Novoa no debe tenerle miedo a la crisis que produciría un enfrentamiento con los carteles de la droga.  Al final, los dineros de la droga proporcionan vigor a la economía en el corto plazo, pero a mediano y largo plazo son la peor medicina para una economía nacional.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

20 + 3 =