Disputa provoca muerte, heridos y angustia en Kansas City

Disputa provoca muerte, heridos y angustia en Kansas City

Kansas City, Missouri.– La jefa de la policía de Kansas City anunció este jueves que el tiroteo que dejó un muerto y más de veinte heridos durante el desfile por la victoria en el Super Bowl del equipo de los Chiefs en Estados Unidos se originó tras una “disputa entre varias personas”.

“No hay ningún nexo con terrorismo o extremismo local. Esto fue aparentemente una disputa entre varias personas que culminó con tiros”, declaró en una conferencia de prensa Stacey Graves, que confirmó que dos de los tres detenidos son “menores de edad”.

Los centros médicos de la zona acogieron a más de dos decenas de pacientes, según informaron las autoridades hospitalarias.

El Children’s Mercy Hospital informó que estaba tratando a 11 niños, de edades comprendidas entre los 6 y los 15 años, y a una madre que no quiso separarse de su hijo durante el tiroteo. Nueve de los niños sufrieron heridas de bala. Ninguno de los menores se encontraba en estado crítico y se espera que todos se recuperen.

Doce personas fueron trasladadas a University Health, anteriormente Truman Medical Center. Ocho de ellas estaban recibiendo atención por heridas de bala, entre ellas dos en estado crítico.

La celebración de la victoria de Kansas City incluyó un desfile por el centro de la ciudad y terminó con una concentración frente a Union Station, central de la ferroviaria Amtrak y lugar turístico.

“En cuanto concluyó la concentración, hubo disparos en el lado poniente de Union Station”, dijo Graves, y añadió: “Sé que uno de los sospechosos fue perseguido inmediatamente a pie”.

Al principio, los disparos sonaron como fuegos artificiales, dijo Ian Johnson, quien había estado vendiendo hot dogs cerca del escenario principal del evento. Solo cuando los aficionados empezaron a correr —algunos se refugiaron bajo su puesto de comida— se dio cuenta de que se estaba produciendo un tiroteo fue cuando estalló el caos, muchos asistentes dijeron que era difícil saber adónde ir.

Un asistente de nombre Courtney Brown y sus dos hijos también estaban cerca del escenario cuando comenzaron los disparos. No oyó disparos, dijo. Pero sí oyó a alguien gritar: “Agáchense”. Sus instintos le dijeron que huyera, así que les dijo a sus hijos que siguieran moviéndose. “Casi nos pisotean dos veces”, dice. Los tres se abrazaron y se acurrucaron cerca de una barricada hasta que la multitud se calmó.

Al magno evento de los campeones del Super Bowl acudieron importantes líderes políticos como la gobernadora de Kansas, Laura Kelly, quien tuvo que ser evacuada y publicó en las redes sociales que estaba “fuera de peligro”. El gobernador de Misuri, Mike Parson, y su esposa se encontraban “sanos y salvos”, según la oficina del gobernador.

El equipo de fútbol declaró que todos sus jugadores, personal y familiares también habían salido sanos y salvos del suceso.

Patrick Mahomes, el mariscal de campo que llevó a su equipo a la victoria el domingo, dijo en las redes sociales que estaba “rezando por Kansas City”.

Otros jugadores compartieron mensajes similares de apoyo a la comunidad que se había congregado en el centro de la ciudad.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

twelve + eight =