Decisión de Corte Suprema de Texas desestima impugnación a S.B. 8

Decisión de Corte Suprema de Texas desestima impugnación a S.B. 8

El aborto se le ha negado a un sinnúmero de personas desde que la ley entró en vigor el 1 de septiembre del año pasado

AUSTIN, TX – Hoy, la Corte Suprema de Texas decidió que el caso Whole Woman’s Health vs. Jackson, la impugnación a la ley S.B. 8 de Texas, no podría proceder contra la Junta Médica de Texas (Texas Medical Board) y otras autoridades que otorgan licencias, los únicos demandados que quedaban del litigio inicial.

Esta decisión llega después de que la Corte Suprema de los Estados Unidos desestimara la mayoría del caso en diciembre de 2021, permitiendo que solo una fracción de la impugnación procediese en una corte inferior. La decisión de hoy resultará en la desestimación de esta fracción y en que la S.B. 8 siga en vigor en el futuro inmediato.

Esta impugnación fue presentada en julio de 2021 por proveedores de abortos, fondos de financiamiento y otros defensores del aborto en Texas que buscaban bloquear la entrada en vigor de S.B. 8. Desde entonces, la Corte Suprema de los Estados Unidos se ha rehusado a bloquear la prohibición al aborto de la ley S.B. 8 en varias ocasiones, finalmente desestimando la mayor parte del caso hace ya tres meses, decidiendo que las cortes federales no tienen el poder para bloquear este tipo de leyes cuya aplicación recae en el ciudadano común.

La única parte de la impugnación que la Corte Suprema permitió proceder fue contra la Junta Médica de Texas (Texas Medical Board) y otras autoridades que otorgan licencias, para evitar que tomasen acciones disciplinarias contra médicos y otros proveedores de cuidados de salud que hicieronn abortos en violación a la ley S.B. 8. Hoy, la Corte Suprema de Texas decidió que estos entes no tienen la autoridad para revocar licencias por violaciones de la prohibición al aborto después de las seis semanas, dejando el caso sin demandados.

La prohibición al aborto después de las seis semanas sigue en vigor, incluyendo el sistema de cazarrecompensas que alienta y recompenza con al menos $10,000 a cualquier persona que demande a otra que provea un aborto o que ayude a otra a abortar pasado este tiempo.

Centros de salud en estados vecinos han reportado alzas considerables de pacientes provenientes de Texas desde que la ley S.B. 8 entró en vigor, resultando en tiempos de espera prolongados. El Hope Medical Group, un centro de salud que ofrece abortos en Louisiana, señaló que 64% de sus pacientes en este momento son personas que viven en Texas. Planned Parenthood publicó información en febrero que mostraba que, durante los primeros cuatro meses desde la entrada en vigor de la S.B. 8, más de la mitad de los pacientes en los centros de salud de Oklahoma venían de Texas, en comparación con el 10% un año antes. Muchas otras personas de Texas no han podido salir del estado para recibir atención y han tenido que continuar con embarazos en contra de su voluntad o tratar de abortar por su cuenta, sin apoyo de profesionales de salud. El impacto afecta de manera desproporcionada a las personas negras, latinas, indígenas, a quienes perciben bajos ingresos, viven en áreas rurales, inmigrantes, entre otros.

Ya este año, diez estados han presentado proyectos de ley que copian a la ley S.B. 8. En Oklahoma, se espera que la legislatura estatal apruebe una ley imitadora a finales de mes, que entrará  en vigor inmediatamente. Esto significa que para finales de marzo, el aborto después de las seis semanas podría estar prohibido en Oklahoma, un estado que atiende pacientes que salen de Texas buscando abortar. Entre los  estados que han presentado leyes de imitación están Alabama, Arizona, Arkansas, Florida, Idaho, Maryland, Minnesota, Missouri, Ohio, y Wisconsin.

Los demandantes de Whole Woman’s Health vs. Jackson incluyen a: Whole Woman’s Health; Whole Woman’s Health Alliance; once centros de salud de Planned Parenthood a lo largo de Texas; Southwestern Women’s Surgical Center; Austin Women’s Health Center; Alamo Women’s Reproductive Services; Houston Women’s Reproductive Services; Dr. Allison Gilbert y Dr. Bhavik Kumar, proveedores de abortos; la reverenda Erika Forbes y el reverendo Daniel Kanter, proveedores de acompañamiento espiritual y emocional a pacientes que consideran abortar; the Afiya Center; Frontera Fund; Fund Texas Choice (FTC); Jane’s Due Process; Lilith Fund; the TEA Fund; y Marva Sadler, directora de servicios clínicos de Whole Woman’s Health.

Los demandantes están representados por el Center for Reproductive Rights, Planned Parenthood Federation of America, Lawyering Project, American Civil Liberties Union, ACLU of Texas y Morrison & Foerster LLP.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 + 4 =