Consideraciones sobre la religión y el Estado

Consideraciones sobre la religión y el Estado

Humberto Caspa, Ph.D. – hcletters@yahoo.com

En un mensaje, uno de mis lectoresme solicitó una explicación sobre el por qué la tanta influencia de la iglesia islámica en la población árabe del Medio Oriente y en aquellos países donde esta religión es predominante.  Y al final, este mismo lector me pregunta: ¿Qué tipo de organización es la Iglesia?

Inicialmente, el Estado en los países islámicos no ha sufrido las transformaciones estructurales y sistémicas que se llevaron a cabo en Europa después de la firma de lo que comúnmente se llama el tratado de la paz de Wesfalia (Tratados de Osnabrück y Münster), el cual se firmó en 1638 por los países europeos.

Asimismo, el tratado de Wesfalia es también conocido como aquel que produjo la paz en Europa después de 30 años de guerra continua que inició como una pugna religiosa y luego se convirtió en un conflicto político por el dominio de Europa.

Al final, el triunfo no fue ni de católicos ni de protestantes, sino de todas las poblaciones que habitan en los países europeos.  Los gobiernos de los países europeos decidieron que sus Estados tendrían una característica laica.

Es decir, el Estado como tal no tendría religión, pero si permitiría a sus habitantes practicar la religión que ellos desearan.  En este sentido, las constituciones de los países europeos, incluyendo la nuestra en Estados Unidos, en América Latina y en otros países no islámicos, permiten la libre práctica de la religión.  Así, en nuestro país tenemos una variedad de religiones adscritas al Estado.

Ahora bien, los países que se suscriben al islamismo nunca tuvieron algo similar a la paz de Wesfalia.  Hoy, la religión en estos países es parte central del Estado; por eso, el Corán, libro sagrado del islamismo (muy similar a la Biblia), tiene mucha influencia en la política del Estado en los países del Medio Oriente y los países que practican la religión islámica.

Por otra parte, las organizaciones religiosas en los Estados laicos son básicamente entidades u organizaciones sin ánimo de lucro.  Todas aquellas organizaciones religiosas en nuestro país, por su característica de Estado laico, tienen que establecer personería jurídica ante una de las agencias del Estado como una organización no lucrativa.

Por lo tanto, las iglesias, como cualquier organización no lucrativa, debe adherirse a las normas del país.

En los países como Irán o Arabia Saudita u otro en el Medio Oriente, el Estado trata de disuadir la práctica de otra religión que no sean el islam.  Sin embargo, el Estado islámico permite la creación o el establecimiento de entidades sin ánimo de lucro o lo que comúnmente conocemos como ONGs.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ten + 4 =