Batalla por las mascarillas

Batalla por las mascarillas

 

¿Qué tan importante es ponerse un cubrebocas o una mascarilla de salud?  Para algunos es una cuestión de vida o muerte y para otros es nada más ni nada menos que un derecho individual adscrito en la Constitución del Estado.

Son dos perspectivas diferentes que está llevando a los padres de familia de los diversos colegios de la nación a una trifulca que hacen ver a estos centros educativos como cuadriláteros de la UFC y no recintos sagrados de la educación de nuestros hijos.

¿A dónde hemos llegado?  Esta es la realidad de una sociedad polarizada políticamente entre demócratas y republicanos.  Esta es la realidad de un país dividido ideológicamente entre conservadores y liberales.  Esa es la realidad de personas que se han llenado de intolerancia y ya no sabe pensar en términos de solidaridad, ayuda o empatía, sino en términos puramente individualistas y egoístas.

En otras palabras: El centro del universo soy yo y lo que les pase a los demás no me importa.

A lo largo y ancho del país, profesionales del campo de la medicina se han pronunciado en respaldo del uso de mascarillas para detener los contagios de las variantes del corona virus.

Este apoyo tiene su  lógica.  Los trabajadores de la salud están al frente de los campos de batalla contra el virus y desean que este mal no se propague y termine victimizando a otras personas.

Todos ellos se guían por una ética profesional irreversible y por un espíritu solidario humanista.  Estos trabajadores de la salud no quieren que nosotros seamos los próximos en despedirnos de la vida.

Sin embargo, no todos piensan de esa manera.  Desde la parte más “arriba” del estado del North Dakota hasta la línea fronteriza al sur de Texas y desde las costas del océano Pacífico de California hasta el Atlántico en Virginia, nuestro país está en un trance de pelea por el uso de mascarillas.

El nuevo centro del conflicto ahora son los colegios y escuelas.  En las reuniones de los distritos escolares, grupos en contra del uso de mascarillas se han manifestado abruptamente en contra de los dirigentes escolares.  También han amenazado a trabajadores del sector salud debido a que sus derechos individuales aparentemente han sido mancillados.

Lo que sucede hoy en las escuelas es un fenómeno de confrontación irracional que se insertó en nuestra sociedad aproximadamente cuatro años atrás.  Lamentablemente el conflicto que acompaña a esta gente va a permanecer con nosotros.

La próxima vez no van ser las mascarillas o las vacunas, sino la forma cómo vestimos o como hablamos.  Estamos en un periodo pleno de polarización e intolerancia.

Humberto Caspa, Ph.D. es investigador de Economics On The Move.

 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × five =