Alivio de COVID-19 es un paso hacia adelante, pero queda mucho más por hacer

Alivio de COVID-19 es un paso hacia adelante, pero queda mucho más por hacer

Washington — Este lunes, como parte de una ley de gastos crítica para evitar otro cierre de gobierno y para financiar al gobierno federal por el resto del año fiscal, el Congreso aprobó finalmente medidas de alivio para COVID-19. Aunque estas no son suficientes para apoyar por completo a las familias y comunidades afectadas por esta crisis económica y de salud, y llegan con retrasos, esta ley es un importante paso hacia adelante.
Por meses, el Senado y el líder de la mayoría, Mitch McConnell, ignoraron paquetes de alivio aprobados por la Cámara de Representantes, dejando pasar más de 220 días sin ofrecer alivio a las personas. Ahora, 316,000 personas han muerto por COVID-19 en los Estados Unidos.
Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood Action Fund dice: “El acuerdo de este lunes con respecto al COVID-19 es un paso en la dirección correcta, pero es seriamente inadecuado y llega tarde. Hace más de 220 días la Cámara de Representantes envió a la mayoría del Senado el HEROES Act, un paquete para proteger a las personas que están en la primera línea de respuesta, a las familias que están pasando dificultades por pérdidas de ingresos, y para asegurar la distribución eficiente de la vacuna para combatir el COVID-19. Este fue bloqueado por el líder de la mayoría Mitch McConnell y su mayoría en el Senado. Hoy, millones de personas en nuestro país están sufriendo, más de 316,000 han muerto, y hay más de cinco millones de trabajadores desempleados. Esta crisis está impactando de manera desproporcionada a comunidades latinas y negras en los Estados Unidos además de estar magnificando las desigualdades en nuestro sistema de salud a nivel global — el retraso del Senado ha sido desastroso.”
“Este no debe ser el fin de la respuesta del gobierno. Estamos agradecidos con la líder de la mayoría Nancy Pelosi y el líder de la minoría Chuck Schumer por su liderazgo en esta larga lucha para asegurar este alivio. Esperamos con ansias empezar a trabajar con estos defensores del acceso a cuidados de salud y la administración entrante de Joe Biden y Kamala Harris, empezando desde el día uno, para que las personas tengan todo el apoyo que necesitan y merecen.”
El presidente electo Biden ha prometido liderar un plan de alivio de COVID-19 eficaz y basado en la ciencia. Juntos, el próximo Congreso y la administración entrante deben proteger a las personas de las consecuencias físicas, emocionales y económicas de la pandemia con un alivio completo que invierta en cuidados de salud y en programas de seguridad social. La libertad y salud reproductiva son dos aspectos que necesitan estar íntimamente ligados para mantenernos seguros durante esta pandemia, que ha dejado en evidencia las devastadoras inequidades raciales en nuestro sistema de salud y nuestra sociedad.
De forma alentadora, el paquete de anoche incluye un reparo crítico que restaura los beneficios de Medicaid para las personas de las Islas Marshall y para otros isleños, cubiertos bajo el Pacto de Libre Asociación (COFA, por sus siglas en inglés), que han sufrido desproporcionadamente durante la pandemia de COVID-19.
Pero más allá de las medidas de alivio de COVID-19, tristemente la ley de gastos aprobada anoche no incluye cambios al financiamiento con respecto al año anterior para programas de planificación familiar domésticos ($286.4 millones para Título X) e internacionales ($575 millones), y para el Fondo de Población de las Naciones Unidas ($32.5 millones).
También falló al no incluir el lenguaje crítico de la ley de apropiaciones del Subcomité de Estado, operaciones en el extranjero y programas relacionados para derogar permanentemente la dañina Ley Mordaza Global; o lenguaje para bloquear la Ley Mordaza Doméstica del Título X de la ley del Subcomité de trabajo, salud y servicios humanos, educación y agencias relacionadas. Además, retiene las discriminatorias Enmiendas Hyde y Helms, que bloquean cobertura federal de la mayoría de los servicios de aborto.
Planned Parenthood Action Fund está preparado para trabajar con el Congreso y la administración entrante de Joe Biden y Kamala Harris para deshacer los daños de los últimos cuatro años, abordar estos problemas — incluyendo las prioridades de salud domésticas y globales con bajo financiamiento de larga data — y avanzar la salud y los derechos de todas las comunidades.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

one × two =