22 años de experimento mental de repetición/22 Years Do-Over Thought Experiment

22 años de experimento mental de repetición/22 Years Do-Over Thought Experiment

Por/By Tom H. Hastings

Me arrodillaré y rezaré

No nos dejamos engañar otra vez–The Who

Si eres un adulto nacido, digamos, después de 1995, probablemente recuerdes bastante acerca de los terribles acontecimientos del 11 de septiembre de 2001.

Para la mayoría de los estadounidenses, el ataque terrorista que convirtió tres aviones comerciales llenos de pasajeros en misiles guiados llegó como un rayo inesperado, sin idea de por qué.

Para los activistas por la paz razonablemente informados, el por qué estaba completamente claro. Las potencias occidentales habían invadido, hecho la guerra y explotado todos los lugares de MENA (Oriente Medio y Norte de África) durante siglos. Desde las Cruzadas hasta Napoleón, pasando por otros colonizadores europeos y luego hasta el dominio de Estados Unidos en la extracción de petróleo, todo fue sumando. El resentimiento, la amargura, el odio e incluso la voluntad de cometer una atrocidad-suicidio fueron producto de esa dominación extranjera.

Comprender la motivación del terrorismo es el primer paso para prevenirlo, como ocurre con cualquier acto criminal. Así como queremos que los investigadores que buscan una cura para el cáncer comprendan profundamente cómo y por qué opera el cáncer, los investigadores y activistas por la paz se mantienen bien informados sobre por qué los terroristas hacen lo que hacen.

Quienes estudiaron la paz y los conflictos sabían lo que bin Laden exigía, pero la gran mayoría de los estadounidenses no tenían ni idea, por lo que eran vulnerables a la manipulación una vez más.

¿Qué exigía bin Laden, fundador y líder de Al Qaeda? Una y otra vez, periodistas occidentales como Peter Bergen y Robert Fiske se reunieron con él y lo entrevistaron antes del 11 de septiembre de 2001 y él siempre tenía las mismas cuatro exigencias:

  1. Tropas infieles (militares estadounidenses) fuera del país más sagrado para el Islam (en su opinión), Arabia Saudita.
  2. Palestina necesitaba su propio Estado-nación soberano.
  3. Estados Unidos suspenda la ayuda a los gobernantes corruptos de MENA, como la familia real de Arabia Saudita.
  4. Estados Unidos suspende la ayuda militar a Israel.

Durante años, después del 11 de septiembre de 2001, escribí estas cuatro demandas en la pizarra, pero sin atribuirlas. Entonces, les preguntaría a los estudiantes: ¿quién hizo estas demandas?

Las conjeturas estaban por todas partes, desde “Gandhi” hasta “Malcolm X”, pasando por “el Papa”, “Arzobispo Tutu” y más. Literalmente, una vez un estudiante lo hizo bien: un médico de la Marina increíblemente eficaz, inteligente y experto.

Así que cuando George Bush, Dick Cheney y otros decían a los estadounidenses que Al Qaeda nos había atacado porque se sentían ofendidos por las mujeres en bikini, o por nuestra inclusión de personas homosexuales, o simplemente por nuestro “modo de vida”, ese era otro paquete de Las mentiras se sumaron en última instancia a las otras mentiras que nos llevaron a invadir Afganistán y luego Irak.

Así que aquí estamos, 22 años después del mayor ataque terrorista jamás cometido por un actor no estatal (hasta el 11 de septiembre de 2001, la literatura académica sobre terrorismo había señalado con precisión que la gran mayoría del terrorismo en el mundo consistía en dictadores despiadados que masacraban a su propio pueblo). . No tendremos una segunda oportunidad, pero ¿qué habría producido un camino diferente, uno que mostrara al mundo que tal mal no persistiría, pero que Estados Unidos mostraría que, de hecho, éramos el país más compasivo y profundamente solidario?

¿Qué pasaría si, en lugar de matar a más de cuatro millones de seres humanos en la posterior guerra contra el terrorismo, incluidos aproximadamente 7.000 militares estadounidenses, hubiéramos abordado tanto la conducta criminal de Al Qaeda como los agravios que condujeron a ella?

¿Qué pasaría si, en lugar de gastar ocho billones de dólares en la guerra contra el terrorismo, hubiéramos invertido sólo una fracción de esa cantidad en una combinación de defensa real de Estados Unidos (eliminación de bases extranjeras en suelo soberano de otros pueblos), un sistema ferroviario descarbonizado de costa a costa, ¿El fin de cualquier apoyo a los dictadores y una importante ayuda humanitaria que ayudó a millones de personas más pobres en lugares donde en cambio asocian la ayuda estadounidense con oprimirlos?

¿Qué pasaría si nosotros, la gente, prestáramos atención a lo que está sucediendo en el mundo? ¿Qué pasaría si eligiéramos candidatos que votaran políticas, financiación y leyes que nos trajeran paz y prosperidad porque otros pueblos y países nos considerarían amigos y ayudantes? Algunos dicen que esto es una ingenuidad simplista.

¿Sí? ¿Cómo nos fue esa guerra contra los talibanes? ¿Cómo resultó cuando Dick Cheney consiguió que Arabia Saudita recibiera tropas estadounidenses en la Primera Guerra del Golfo, lo que desencadenó la ira wahabí/bin Laden que culminó una década después, el 11 de septiembre de 2001?

Lo siento, defensores de la guerra. Sus ideas de paz mediante la invasión y la ocupación son las verdaderamente ingenuas.

La paz es la nueva realpolitik.

El Dr. Tom H. Hastings, autor de Nonviolent Response to Terrorism, es coordinador de programas y certificados de licenciatura y licenciatura en resolución de conflictos en la Universidad Estatal de Portland y editor senior de PeaceVoice.

 ———-

22 Years Do-Over Thought Experiment

I’ll get on my knees and pray

We don’t get fooled again–The Who

If you an adult born after, say, 1995, you probably recall a fair bit about the terrible events of September 11, 2001.

For most Americans, the terror attack which turned three commercial airliners full of passengers into guided missiles came as a bolt out of the blue, with no idea of why.

For reasonably informed peace activists, the why was completely clear. Western powers had invaded, made war on, and exploited every place in the MENA–Middle East and North Africa–for centuries. From the Crusades to Napoleon to other European colonizers and then to the dominance of the US in oil extraction, it added up. The resentment, bitterness, hatred, and even the willingness to commit atrocity-suicide was a product of that foreign domination.

Understanding the motivation for terrorism is the first step toward preventing it, just as in any criminal mischief. Just as we want researchers seeking a cure for cancer to deeply understand how and why cancer operates, peace researchers and activists stay well informed on why terrorists do what they do.

Those who studied peace and conflict knew what bin Laden was demanding, but the vast majority of Americans did not have any idea, so they were vulnerable to manipulation yet again.

What was bin Laden, founder and lead of al Qaida, demanding? Again and again, western journalists like Peter Bergen and Robert Fiske met with him and interviewed him before 9.11.2001 and he always had the same four demands:

  1. Infidel troops (US military) out of the most holy country to Islam (in his view), Saudi Arabia.
  2. Palestine needed their own sovereign nation-state.
  3. US stop aid to corrupt MENA rulers, such as the royal family in Saudi Arabia.
  4. US stop military aid to Israel.

For years after 9.11.2001 I would write these four demands on the blackboard but without attribution. I would ask students, so, who made these demands?

The guesses were all over the ballpark, from “Gandhi” to “Malcolm X” to “the Pope” to “Archbishop Tutu” and more. Literally one student one time got it right, an amazingly effective, smart, and savvy Marine corpsman.

So when George Bush, Dick Cheney, and others were telling Americans that al Qaida had attacked us because they were affronted by women in bikinis, or our inclusion of gay people, or just our “way of life,” that was yet another pack of lies added ultimately to the other whoppers that got us to invade Afghanistan and then Iraq.

So here we are, 22 years after the largest terror attack ever committed by a nonstate actor (until September 11, 2001, the academic literature on terrorism had accurately noted that the vast majority of terrorism in the world was ruthless dictators slaughtering their own people). We don’t get a do-over, but what might a different path have produced, one that showed the world that such evil would not stand, but the US would show that we were in fact the most compassionate, deeply caring country?

What if, instead of killing more than four million humans in the subsequent war on terror, including approximately 7,000 from the US military, we had addressed both the criminal conduct of al Qaida and the grievances that led to it?

What if, instead of spending eight trillion dollars on the war on terrorwe had invested only a fraction of that in a combination of actual defense of the US (eliminating overseas bases on other people’s sovereign soil), a decarbonized rail system from coast to coast, an end to any support for dictators, and major humanitarian aid that uplifted millions of the poorest people in places where they instead associate US aid with oppressing them?

What if we the people would pay attention to what is going on in the world? What if we elected candidates who would vote in policies, funding, and laws that brought us peace and prosperity because other peoples and countries would regard us as friends and helpers? Some say this is simplistic naiveté.

Yeah? How did that war on the Taliban go for us? How did it work out when Dick Cheney got Saudi Arabia to host US troops in Gulf War I, setting off the Wahabi/bin Laden rage that culminated a decade later on 9.11.2001?

Sorry, war defenders. Your ideas of peace through invasion and occupation are the real naïve ones.

Peace is the new realpolitik.

Dr. Tom H. Hastings, author of Nonviolent Response to Terrorism, is Coördinator of Conflict Resolution BA/BS degree programs and certificates at Portland State University, and PeaceVoice Senior Editor. 

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

7 − 4 =